Suelo pélvico: la importancia de su cuidado

Hoy os presento a Victoria, fisioterapeuta de Salud Pélvica. Quienes me conocen saben que le doy muchísima importancia al suelo pélvico y sus cuidados, porque en consulta veo numerosos problemas por no haberlo ejercitado correctamente. ?Quién mejor que una fisioterapeuta especializada en el tema para hablaros más en profundidad sobre esto?

¿Cuáles son los síntomas de una disfunción del suelo pélvico?

Una mujer puede padecer una disfunción de la musculatura del suelo pélvico y notarlo de distintas maneras, incluso inicialmente no padecer ningún síntoma. Uno de los síntomas más frecuentes es sufrir escapes de orina al toser, reír, saltar,…en definitiva ante algún esfuerzo. Aunque esto es debido a una debilidad de la musculatura, normalmente suele complicarse la incontinencia y mezclarse esta debilidad con una vejiga inestable, dando lugar a fugas antes de tiempo: cuando aún no hemos entrado en casa, cuando se supone que apenas acabamos de orinar y volvemos a tener la “imperiosa necesidad”,…

Aunque suele cursar con incontinencia, también pueden percibirse prolapsos (o descensos de los órganos) sin que haya aún fugas. Lo que se percibe es como una pesadez en la zona de la vejiga (como si hubiera algo dentro más pesado).

También por debilidad de la musculatura, puede ser que dejemos de tener placer en las relaciones sexuales (o que disminuya el placer), llegando incluso a padecer disfunciones sexuales tales como anorgasmia (falta de orgasmos) cuando anteriormente no existía ese problema.

Además, puede darse el caso contrario: existen muchos tipos de disfunciones por las cuales puede haber dolor. Es más, suele creerse que este tipo de problemas son debidos a trastornos psicológicos, pero no siempre es así, sino que muchas veces hay componentes físicos, como es el caso de que la musculatura del suelo pélvico esté tensa, contraída (similar a una contractura o un espasmo, como una tortícolis en el cuello).  El vaginismo o la dispareunia producen dolor a la penetración y son más frecuentes de lo que pensamos en las mujeres, lo que ocurre es que son problemas que suelen estar “escondidos” por ser tema tabú.

¿Qué se puede hacer si hay algún problema?

La buena noticia es que este tipo de problemas pueden ser tratados, al igual que ocurre con cualquier otra musculatura, por lo que es importante ponerse en contacto con un médico para que te remita a un especialista si es tu caso.

¿Qué opciones terapéuticas hay?

Existen muchas opciones terapéuticas. Cuando hay una lesión, en muchos hospitales hay unidad especializada de rehabilitación de suelo pélvico, en ella se aplican ejercicios para reeducar la musculatura, entrenarla (que aprenda a contraerse y relajarse adecuadamente). Para ello, se ayudan de distintos ejercicios: tanto perineales (como empezando por los clásicos Kegel), como otros de movilidad abdominopelvica, lumbar, postural, glúteos,..

Para recuperar la musculatura dañada se ayudan de otros medios como es el uso de aparatos de electroterapia, calendario miccional, biofeedback, dilatadores, conos, pesarios,… En definitiva, hay muchas más alternativas de las que la gente cree.

¿Puedo hacer algo en casa?

Aunque siempre es recomendable acudir a un centro, siempre es recomendable apoyar el tratamiento con las ayudas desde casa. De hecho hay estudios que demuestran que mejora la eficacia de esta manera.

Las alternativas para casa pueden incluir realizar más ejercicios perineales, usar conos o ejercitadores Kegel, corrientes para el dolor, usar masajeadores,…según el tipo de problema que se padezca, además de completarlo cuidando la alimentación y otros hábitos del día a día.

productos ejercicio

Además, si se sufre incontinencia también se pueden usar los dispositivos para la incontinencia: se aplican como un tampón y sirven para evitar las fugas de orina sin tener que recurrir a las compresas, las cuales son más incómodas, menos higiénicas y ecológicas, además de ser más caras a largo plazo.

¿Qué no debo hacer?

Conviene evitar determinadas actividades, como son determinados ejercicios que ejerzan más presión en la zona perineal (pesas, saltos en volley o en running,…) además de tomar otras medidas o cambiar hábitos del día a día (evitar irritantes como el café, dejar el tabaco, evitar enfermedades respiratorias).

En la web de salud pélvica tienen más información sobre estos temas. Además, si se suscriben a la Newsletter reciben una Guía inicial para el cuidado y también pueden encontrar productos para el cuidado.

IMAGEN GUIA2

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

18 comments

        • Matronaonline says:

          Jeje soy muy cansina en preparación al parto con este tema. Además animo a todas las mamás a que acudan a una revisión de suelo pélvico con la matrona o un fisioterapeuta a los 2 meses de dar a luz, sobre todo si han tenido un parto instrumental. Pocas van tan concienciadas como tú!

  1. planeandoserpadres LTR says:

    Pues resulta que tengo un ejercitador Kegel que me dice que tengo el suelo pélvico débil ¡y yo que creía que me había quedado tan lozana después del parto! No tengo pérdidas de orina ni noto ninguna cosa del otro mundo, pero al presionar para hacer los ejercicios, el cacharrito debe notar que no lo hago con la suficiente fuerza.

    • Matronaonline says:

      Pues si está débil te recomiendo que vayas al fisio. Esos aparatos funcionan bien cuando hay cierto tono, a veces introducir peso es forzar demasiado y hay que ejercitar primero la zona hasta llegar a ese tono mínimo para introducir objetos (ejercitadores o bolas chinas)

  2. nosoyunadramamama says:

    Yo estoy super concienciada con este tema!!!! Y eso que por genética debo tener suerte porque, según mis matronas, estoy como si nunca hubiera dado a luz… pero oye, nunca está de más y hago kegel e hipopresivos, así tamb puedo salir a correr alguna vez!

  3. Una sonrisa para mamá says:

    Que interesante! recuerdo que durante el embarazo aprovechaba cualquier momento para hacer kegel, mientras veia la tele, cuando subia o bajaba en el ascensor, mientras conducía… era casi una obsesión. Ahora ya no hago los ejercicios quizás porque creo que como mi parto fue por cesarea, mi suelo pelvico no debió sufrir mucho, pero no lo se… son ideas mias.

    • Matronaonline says:

      Fíjate que es una de las sorpresas que se llevan algunas mujeres en su segundo embarazo “por qué se me escapan gotitas de pis si yo tuve una cesárea?”
      Evidentemente el suelo pélvico tras una cesárea sufre menos que tras un fórceps, pero cuenta con 2 factores: uno es que has llevado un exceso de equipaje en tu cavidad abdominal durante 9 meses. Equipaje con un peso… que ha soportado solito el suelo pélvico. Y dos, una buena parte de mujeres llegan ya a su primer embarazo con un suelo pélvico debilitado por la falta de ejercicio, por algunos deportes de impacto, tos crónica, esfuerzos a la hora de defecar…
      Así que todos los suelos pélvicos deberían ser ejercitados! ;)

  4. Mamadetres says:

    Yo en todos he hecho el ejercicio kegel porque me lo recomendó una amiga. No siento que se me escape pipi, pero quiza si que voy mas al lavabo sobretodo antes de dormir jeje pero creo que es algo psicológico. Pero no es nada sobrenatural.

    A mi tampoco se me nota que he tenido tres, el dia del parto me decian eb el hospital que quien diria que he tenido el tercero jajajaja no sé que me pasa que nda mas salir el bebe se me hunde la barriga y vuelvo a tener mi vientre plano de siempre jajaja es sorprendente.

    Yo desde el primer día que salgo del hospital me pongo a fregar y a hacer la comida jeje siempre pedi salir al segundo dia porque me agobio mucho en hospitales no sé por qué y voy insistiendo para que me dejen salir xD

    No me he librado ni una vez de la episiotomia, y me han echo muchos puntos. no exagero, me tardan un año pra no volver a sentir nada de dolor!! Con la menstruacion sentia tirones y eso y era horrible la verdad que no me hice el masaje ese y me arrepiento un montón.

    • Matronaonline says:

      Ay pobre! Pues ya te tarda en recuperar… aunqie desgraciadamente las episiotomías a veces son así.
      Hay hospitales donde ya dan el alta a las 24 horas del parto, sobre todo para quien tiene ya otros hijos en casa, es una idea genial!

No te vayas sin comentar :)