Los roles de la mujer y Estivill

“Compartir cama con un niño noche sí, noche también altera la vida conyugal. Asimismo se produce una confusión de roles. El papel de madre anula el de esposa.” Doctor Eduard Estivill, publicado en su Facebook el pasado 8 de enero.

Para quien no lo conozca, este señor es un médico experto en sueño, creador del desgraciadamente famoso “Método Estivill” (que, por cierto, se parece sospechosamente al Método Ferber, promulgado con anterioridad al suyo). Este experto en sueño que necesita pastillas para dormir (de melatonina, tal y como explica en esta noticia) y que incluso llega a recomendarlas a bebés como puede leerse al final de ese artículo (he de decir que hace bien en recordar que siempre consultando con el pediatra, quien afortunadamente desaconsejará por completo esta práctica).

Se ha iniciado un debate en Twitter sobre este comentario en su red social y yo lo siento… pero necesito más de 140 caracteres para decir todo lo que tengo que decir. Mucho más.

Desde mi rol de matrona, profesional de referencia para la maternidad, le diré que existe una organización llamada Asociación Española de Pediatría (Aeped) donde podrá consultar todo acerca del colecho y la lactancia materna. ¿Qué por qué hablo sobre lactancia materna? pues sencillamente porque la Aeped y la OMS aconsejan la lactancia materna como mínimo durante 2 años, siendo los 6 primeros meses el alimento exclusivo del bebé y el año y medio mínimo más restante, complementándola con otros alimentos. Y mire usted qué cosas, que la Aeped informa de que con el colecho se fomenta la lactancia materna. No sólo el sistema hormonal que regula la producción láctea favorece un sueño más reparador en la mujer que amamanta que en aquellas que dan lactancia artificial, sino que la leche materna está a años luz de ser mejor digerida por los bebés que la artificial, por lo que él también dormirá mejor. Se lo resumo para que le resulte más sencillo de entender: la lactancia materna hace que bebés y mamás descansen mejor que con lactancia artificial, el colecho favorece la lactancia materna. ¿Le parece poco? Pues infórmese sobre los efectos protectores de la lactancia materna frente al cáncer de mama en las mujeres que amamantan y de la muerte súbita del lactante. Tiene más información sobre los beneficios de la lactancia aquí. Como médico es su obligación promocionar hábitos de vida saludables.

Desde mi rol de psicóloga en construcción le aconsejaré a usted y cualquier persona que se informe sobre los efectos neurotóxicos del cortisol, sustancia que se produce en situaciones de estrés, como esas que usted recomienda de dejar a los niños llorando sin atenderles “para que se acostumbren” y enlazo aquí con la indefensión aprendida, un término que debería conocer, puesto que sus repercusiones en la vida adulta pueden ser muy trascendentes. Y hablando de esto… no estaría de más que leyera algo sobre el apego y las consecuencias que puede tener en un adulto que de niño no haya logrado desarrollar una vinculación de apego seguro con su cuidador principal. Desde mi rol de matrona me parecía una vergüenza su método, pero al comenzar la carrera de Psicología desde luego que me llevé las manos a la cabeza. Quienes estén interesados en leer sobre el sueño infantil, recomiendo Dormir sin lágrimas, de Rosa Jové, basado en la evidencia científica.

Sin título

Desde mi rol de sexóloga le aconsejo que deje el tema de las relaciones de pareja a un lado… y se centre en el tema del sueño, que es lo que le ocupa y con eso el resto de la humanidad tenemos más que suficiente. Lo mejor es que cada uno hable de lo que sepa, más que nada por no cometer la imprudencia de decir alguna tontería y quedar como un ignorante. En la noticia que enlazaba más arriba aparece como titular “Las parejas funcionarían mejor si durmiesen en camas separadas”. Le repito, limítese a hablar del sueño. Si su pareja funciona mejor durmiendo en camas separadas, felicidades, no sé ni si quiera si tiene pareja, su vida privada me interesa casi tan poco como su vida profesional. Puede afirmar que el sueño es de mayor calidad durmiendo en camas separadas, pero créame… usted no sabe ni de lejos qué es lo que tiene que hacer cada pareja para que su relación funcione, no sea tan simple.

Pero es que sigue hablando de la vida conyugal en su red social… que el colecho altera la vida conyugal… ¡y se queda tan ancho! Las relaciones de pareja son dinámicas y evolucionan: cambian con la llegada de un nuevo miembro a la familia, con un nuevo trabajo de alguno de los miembros de la pareja, con la pérdida de un trabajo, con el cuidado de un familiar dependiente, con una enfermedad, con una multitud de factores que influyen en la relación para bien o para mal. Le recuerdo que la mayoría de las parejas que tienen un bebé han deseado tenerlo, sabiendo muy bien que parte del tiempo que antes disponían para ellos ahora deben dedicárselo al bebé (al igual que ocurriría si el bebé durmiera en una cuna o en otra habitación incluso). Qué triste si la vida conyugal se limita a la cama… porque precisamente esas son las relaciones que se alteran, las que se basan en el coitocentrismo, las que no valoran las muestras de afecto, el cariño, las caricias, los besos, la protección, el amor, el respeto. ¿Sabe usted que las rutinas de pareja cambian al ser padres duerma donde duerma el bebé?, ¿sabe que la vida conyugal puede y debe cultivarse también fuera de la cama?, ¿sabe usted que la vida conyugal no se basa en la penetración?, ¿sabe usted que hay vida de pareja más allá de la conyugal?, ¿sabe usted que hay parejas que ni se casan e incluso parejas de 2 hombres y de 2 mujeres?, ¿sabe usted que cada relación de pareja es única e irrepetible y que sólo sus miembros deciden cómo vivirla para que funcione? Siento si le ha dado un parraque con esta dosis de realidad, pero… es lo que tiene dar pseudolecciones de terapia de pareja sin estar capacitado para ello.

Desde mi rol de mujer le indico que ese rol abarca todo, porque quien es madre no deja de ser abogada cuando cuida a su hijo, quien es esposa no deja de ser trabajadora por estar casada y así podría seguir, ¿confusión de roles? creo que la confusión la tiene usted, no nosotras con nuestros roles. Las mujeres, créame, podemos ser muchas cosas a la vez. No sólo podemos, sino que para lograr lo mismo que los hombres debemos ser muchas más cosas y en mayor medida que ellos. Desgraciadamente una mujer sigue cobrando menos que un hombre por realizar el mismo trabajo, desgraciadamente es la mujer en nuestra sociedad quien asume el cuidado de sus mayores cuando son dependientes, desgraciadamente la mujer en edad fértil lo tiene más crudo laboralmente que ellos porque se asume que la mujer será quien se encargue del cuidado de sus hijos y el hombre será un mero aportador de dinero a final de mes. No hay más que leer su estado en Facebook para ver que en ningún momento “alerta” de que colechar suponga el riesgo de que el rol de padre anule al rol de esposo. Eso no lo contempla, ¿no? El macho alfa es el macho alfa siempre, la mujer es la que debe cuidarse de no descuidar su rol de esposa. Por si no lo estudió en medicina, un bebé sale de un gameto masculino y de otro femenino. Tan madre es su madre, como padre su padre. Tan responsable de su crianza debe ser uno como el otro.

Es de sabios rectificar y disculparse, por eso en su caso no espero ninguna de las dos cosas, aunque realmente me alegraría editar el post agradeciendo sus disculpas por estos comentarios tan machistas y denigrantes hacia la mujer. Pese a quedar repetitiva, le aconsejo que hable del sueño, que es lo que le ocupa, y deje las relaciones de pareja y la crianza a un lado si no sabe sobre ello a nivel profesional.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

43 comments

    • Matronaonline says:

      Sí, sí, eso es verdaderamente triste, hay demasiados prejuicios y desinformación, que llevan a recomendaciones sin ninguna evidencia científica que entrañan riesgos como es este caso… Imagino que este señor estará contento de que se hable de él, aunque no sea precisamente para destacar su profesionalidad…

  1. ALL says:

    Como afectada por las ideas de este cavernícola, opino que debería partirle un rayo o que le den un premio a la falsedad científica

  2. Maria says:

    Me ha encantado todo lo que le dices. Sé que lo dices irónicamente, pero no todo el que aporta gameto es responsable de su resultado. Mis hijas nacieron por inseminación artificial de donante anónimo. El que aportó el gameto poco tiene que decir.

    • Matronaonline says:

      Gracias María! No, no lo digo irónicamente, él habla de una situación de marido y mujer, casados, colechando. Sólo menciona el rol de madre, obviando el del padre (que en este caso es evidente que está). Como digo más arriba, hay muchos tipos de familia, incluyendo las homosexuales, pero en este caso él indica que hay un padre en la misma cama… por lo que le aclaro que la responsabilidad de los cuidados es de ambos por igual.

  3. diasde48horas says:

    Yo debo vivir alejada del mundo, porque no me había enterado de esto… y casi mejor no haberme enterado hasta ahora que lo has puesto en su sitio. Estas cosas me cabrean sobremanera, es muy triste lo que dice este hombre y más triste todavía que pueda influir en las opiniones de alguien…

    • Matronaonline says:

      Eso mismo pensé cuando lo leí, que qué bien vivía en mi ignorancia… pero es que este señor tiene mucha repercusión porque le siguen miles de personas. Era inevitable enterarse antes o después. La pena será que muchos de quienes lean su comentario encima lo tomarán por válido!

  4. ¡Y yo con estas barbas! says:

    -Buenas… Estooo… Oiga, ¿es la cantera…? ¿Es ahí donde cortan piedras, y eso…?-
    - Sí señor, efectivamente…-
    - ¡Ah…! ¡Estupendo…! Pues mire… Querría hacer un pedido…
    - Dígame, caballero…
    - Pues verá… Querría una piedra enorme, algo así como media montaña, por lo menos… Para hacer un podium gigantesco…
    - ¿Y esooo…? ¿Tan grande…? No es algo que nos pidan mucho por aquí…
    - Pues verá… Es que acabo de leer el post de una chica, una matrona que conozco, que tiene un blog, y me ha gustado tanto que estaba por ponerle un altar, un pódium o algo… Pero en plan, grande, grande, grande… Porque la chica y el post lo valen, ¿sabe…?
    - Ya veo, ya veo… Veremos qué se puede hacer…

    Pues eso, hermosa… Que ¡oléééééééé…! Olé tú, y olé el post. Mejor no se puede poner. Yo creo que este hombre está un poco fuera de la onda, y no sabe cómo volver a hacer para que se hable de él y pueda seguir vendiendo libros, o lo que sea. Porque si no, no me lo termino de explicar. Hasta yo, que soy un minundi, con los mismo estudios en medicina, salud, psicología y relaciones, que un caracol, sé perfectamente que eso es una auténtica cafrada; que cada pareja es un mundo, y la gente se relaciona según sus apaños e intereses.

    Yo creo que simplemente busca jaleo y que se hable de él… Ya sabes, mal o bien, lo que importa es que hablen de uno. O eso dicen… Y a lo tonto, pues lo consigue.

  5. Pilar says:

    Buenos días a todos. Leo el artículo publicado por Matronaonline. Estoy de acuerdo, en general, con todo lo que dices… sólo permíteme puntualizar una pequeña cosa, no sólo sobre el colecho, sino sobre la lactancia materna… quizás pueda ayudar a madres como yo. Aquí va.

    Tengo un bebé de 8 meses, y como muchas madres me siento muy cerca de las teorías que proponen crianza con apego (no me gusta el término, pero entiendo a lo que se refiere), quizás lo cambio por “crianza con cariño”, “crianza cercana”. Así que cuando nació Daniel estaba muy concienciada de tenerlo cerca de mí, darle el pecho y que tenga su nido con nosotros, hasta que nuestra intuición de familia nos indique que es el momento para que el bebé duerma en su cuarto: todavía no nos apetece.

    Como verás, hablo en plural, puesto que el padre de Daniel ha querido implicarse tanto como yo, y quiere estar con la misma intensidad. Y eso es importante para mí, y también para el bebé. La figura del padre aparece muy poco en los escritos de este tipo de crianza, y es un punto que así, de lejos, no me gusta mucho.

    Y con respecto a la lactancia materna, sólo un apunte con todo mi respeto:

    Aunque nadie puede negar los beneficios de la lactancia natural, por favor dejemos de expresar con tanto énfasis lo pernicioso de la artificial. Lo digo porque hay muchas mujeres como yo, que no hemos podido dar pecho más que unas semanas, aunque nos hemos dejado la piel (os aseguro que en algunos casos como el mío, el esfuerzo físico y psicológico supera a los beneficios últimos) y duele mucho leer una y otra vez lo malo que es el biberón y a lo que arriesgamos al niño con no lactar…

    Criamos hijos sanos con el mismo apego (yo me lo curro el doble justo porque no puedo darle pecho), y aunque repito que la leche materna está lejos de la artificial en beneficios, sin embargo estamos nutriendo a nuestros hijos, y hacemos lo que buenamente podemos. Sé que no es muy popular esto que escribo, estamos ahora en la ola de la madre lactante a tope, y por eso me gustaría recomendar, por favor, pulir un poco estos excesos. Sobre todo con madres que hemos querido, pero no hemos podido.

    A mí me ha costado tiempo y ayuda psicológica liberarme del miedo y de la culpa de no estar dando el pecho a mi niño, y creo que está muy bien que también ayudemos a las madres que, como yo, que están totalmente interesadas en la crianza cariñosa y cercana de sus bebés.

    • Matronaonline says:

      Hola Pilar, estoy muy de acuerdo con lo que dices de la figura del padre en las nuevas corrientes de crianza, es algo que tampoco me gusta, pero como digo más arriba, cada pareja es única. La implicación del padre debe ser voluntad e iniciativa de este, no venir guiada por lo que diga un libro o un blog sobre crianza respetuosa.
      Y respecto al tema de la lactancia, este post no va encaminado a promover la lactancia, aunque toca el tema. Entenderás que este no es un blog de una madre que cuenta su experiencia personal, sino de una profesional cuya competencia y obligación es promocionar la lactancia materna.
      Sucede algo con bastante frecuencia y es que cuando se promociona la lactancia materna siempre hay alguien que se siente señalada y juzgada por ello, va a seguir sucediendo siempre. Al igual que cuando se habla de las ventajas de parir sin epidural, casi siempre una mujer escribe para decir que no es menos madre por haber parido con ella. No mezclemos, la lactancia materna ofrece beneficios que no ofrece la artificial (que como bien dices, nutre, pero no hablamos de nutrición). Como profesional nunca podré “suavizar” estas diferencias entre leche materna y artifical porque no sería ético por mi parte. Como te digo, informo, no juzgo.
      Cada mujer es diferente y tiene sus circunstancias, algunas (muchas) optan por la lactancia artificial y sus motivos tienen. Motivos tan respetables como los de quienes eligen lactancia materna, no me verás en este blog jamás cuestionar que una mujer de un biberón o se ponga la epidural, nunca. No tiene nada que ver la crianza con apego con el tipo de alimento, no hace falta justificarse diciendo que se quiere igual al bebé o cosas similares, nadie lo pone en duda (y quien lo haga, ni merece tus explicaciones).
      La dieta saludable y el ejercicio intenso regular previenen multitud de enfermedades graves como el cáncer. La mayoría de las personas no realizan ejercicio cardiovascular regular ni se alimentan adecuadamente… imaginas qué absurdo sería acusar a las madres que no siguen estos hábitos de que no se preocupan por no hacer que su hijo en un futuro tenga que cuidar a su madre enferma? Y la evidencia del caracter preventivo de la dieta y el ejercicio son fuertes, como la evidencia que defiende la lactancia materna. Lo que sucede es que la maternidad es un periodo muy vulnerable en el que una se ve en la necesidad de explicar cada decisión que toma.
      En resumen… que hagas lo que hagas, si es decisión tuya, bien decidido estará. La leche materna es lo mejor para un bebé, pero no es la lactancia materna siempre lo mejor para una familia. Y yo como matrona no puedo dejar de promover la lactancia materna nunca, pero tampoco la tolerancia y el respeto de quienes optan por la artificial. No hay lucha más absurda que la de teta-biberón

      • Pilar says:

        Gracias por tus letras extensas y profesionales.

        No niego nada de lo que dices y entiendo tu respuesta perfectamente.

        Quizás desde mi lugar de madre, que he vivido de un modo muy consciente y observador, he percibido un excesivo tono crítico y beligerante por parte de matronas y profesionales de la maternidad en general y de la lactancia en particular. No es tanto dar una información y un apoyo, como transmitir una postura que, basada en la salud del bebé, obliga de un modo soterrado a “adscribirse” a la lactancia como a una secta de la salud. No digo que lo perciba en tus palabras, pero he aprovechado la ocasión de tu post.
        Por supuesto que cada uno es responsable de lo que hace con su hijo y su pareja pero, como tú misma indicas en esta publicación sobre Esvitil, hay gente con cierto nombre y credibilidad que hace daño con sus mensajes, y no está de más contestarles. En el caso de la lactancia materna y aquellas personas que se cuelgan la medalla de lo que hay que hacer juzgando y malmetiendo, tenemos unas cuantas amigas y yo experiencias como para un par de blogs.
        Gracias de nuevo
        Pilar

        • Matronaonline says:

          Colgarse una medalla por dar el pecho me parece lo más simplista que hay, la verdad. En ningún caso amamantar justifica que se juzgue a quien no lo hace. No sólo es cierto que desde algunos sectores se critica mucho a quienes no dan el pecho, sino que a veces te intentan convencer una y otra vez de que amamantes. Jamás he hecho eso. Me parece que como profesionales nuestra labor es informar, indagar sobre las dudas y las falsas creencias de algunas madres para corregirlas, pero nunca intentar convencer ni muchísimo menos cuestionar la postura de nadie. Mismamente mi mejor amiga decidió optar por la lactancia artificial (y es enfermera de neonatología, conoce muy bien las ventajas de la lactancia materna), ella valoró su situación personal y decidió que con los pros y los contras, era la mejor opción en su caso. No sólo no la intenté convencer, sino que fui la única que no le regaló jamón, flores o bombones el día que dio a luz: le llevé un kit de especias para gintonics (y le encantó!) ;)

  6. Manuela Picó says:

    Este subnormal debe desconocer nuestra historia desde hace siglos, cuando hasta casi el siglo XVIII las familias dormían en la misma habitación y los padres con los hijos en la misma cama. Camas de tres metros de ancha y jamás se perdió el rol de mujer y esposa. Por otro lado, la incorporación masiva de la mujer al mundo laborar, hace que cuando tenemos hijos haya que dormir “por supervivencia” como sea y si ello entraña meter a los niños malitos o llorenes en nuestra cama lo hagamos. Y ya como nota de humor, el amor se puede hacer en cualquier lugar, ejemplo: el mostrador de la cocina cuando el niño duerme. Este estontolculo y dañino

  7. Planeando ser padres says:

    Si Estivill leyera blogs se pasaría por aquí para decirte que lo has malinterpretado y que no se refería a parejas de tal a tal edad, de cierto tipo de madres que son malas esposas, y de unos niños sí y otros no que son los que no deben colechar. Oye, y que se supone que es un profesional de reconocida trayectoria y prestigio, pero suelta cada perlita y se desdice de sus teorías cada X tiempo (en cada revisión de sus libros) que ya no sabe una ni cómo entenderlo.

    • Matronaonline says:

      Se supone, tú lo has dicho. Seguramente haga cosas fantásticas en su trabajo, pero popularmente (al menos yo) sólo se le conoce por métodos y consejos que no se basan en ninguna evidencia científica… y eso como médico que es, dice mucho.

  8. Patricia says:

    Como bien dicen arriba este individuo quiere que se hable de él aunque sea mal, y punto. Afortunadamente la tendencia está cambiando y no conozco madres recientes que estén usando este “método” para dormir a sus hijos. Pero cuando hablo con madres de niños de unos 10-12 años… En cuanto sale el tema de dormir muchas me recomiendan el libro; y lo peor es que alguna me ha llegado a reconocer que ella misma lloraba en la habitación contigua mientras esperaba el tiempo para poder ir a consolar a su bebé. Qué lástima!
    Enhorabuena por el post y gracias por contribuir a desacreditar a este tipo con argumentos sólidos.

    • Matronaonline says:

      Gracias por comentar Patricia! yo sin embargo oigo mucho a las madres quejándose de que constantemente les dicen que no cojan al niño cuando llora, porque así jamás va a aprender a dormir solo… creo que hoy en día estamos algo más informados en general sobre esto, pero generaciones anteriores suelen aconsejar no coger tanto al niño y las pobres mamás se sienten muy culpables, porque su instinto va por otro lado. Esperemos que de aquí a unos años ya a nadie se le ocurra hacer experimentos de este tipo :P

      • Patricia says:

        Sí, a mí también me dicen que no lo coja tanto, que hay que dejarlo llorar para que “se acostumbre” ¿A qué? ¿A llorar? No sólo para dormir, sino en general durante el día. Y me cabrea profundamente porque se supone que debo dejarle llorar para que no llore, pero cuando llora dicen: “es que no está acostumbrado”. Puuuuufffff!!! Qué círculo vicioso más absurdo.
        Menos mal que a mi me entra por un oído y me sale por el otro. Crío a mi bebé como mi instinto me dice.

        • Matronaonline says:

          Para costumbre, la que tiene la gente para dar consejos no pedidos y juzgar… No sé cómo hemos llegado milagrosamente hasta nuestros días sin Estivill, ¿acaso hace 100 años los adultos se pasaban el día llorando porque nadie les acostumbró a no hacerlo desde bebés? es que sus indicaciones no están basadas en ningún tipo de evidencia científica. Cuando propones un método debes acompañarlo de una investigación previa que avale que funciona y que explique sus inconvenientes si los hubiera. Este señor jamás ha hecho ni lo uno ni lo otro. Escribió su libro y se quedó tan ancho!

  9. ele says:

    Hola! Acabo de descubrir este blog y me está gustando mucho lo que leo. Sobre los métodos y opiniones de Estivill, miedo me da que el futuro padre de nuestro peque esté de acuerdo con alguno de sus consejos. Tengo intención de practicar colecho, apego, lactancia hasta los 2 años, abrazar a mi chiquitín cada vez que lo necesitemos, y desde luego no dejarle llorar, ni cuando no pueda dormir, ni por ningún otro motivo. Si eso es malcriar a un niño, que me expliquen los beneficios en el desarrollo emocional de seguir otras pautas. Yo las desconozco. En este tema estamos el futuro papi y yo un poco en desacuerdo. A ver qué pasa en el día a día. Será una aventura que, como primerizos, nos sorprenderá y nos supondrá un aprendizaje como padres, pareja, trabajadores… personas en todas nuestras facetas. ¿qué el colecho modifica los roles? Claro, igual que tener vecinos ruidosos o comer fabada!
    Ah! Muy interesantes los comentarios de tus lectores :)

    • Matronaonline says:

      Bienvenida ele! a mí que me expliquen cómo ha llegado nuestra especie hasta el día de hoy sin biberones y sin métodos para enseñar a dormir a los niños :P qué curioso que todo lo que se aleja de lo “tradicional” conlleva un beneficio económico para alguien: la venta de libros de métodos que prometen enseñar a tu bebé a dormir como un adulto, la leche artificial y mil artilugios de puericultura que hoy en día pretenden vendernos como imprescindibles: colchones anti muerte súbita, monitores de sueño, carritos de más de 1.000€… evidentemente ha habido muchos “inventos” que han facilitado que la mujer pueda trabajar fuera de casa, pero ninguno es imprescindible (por ejemplo hay mujeres que mantienen lactancias de 2 años trabajando y sin comprarse un sacaleches). Sea con la opción que sea… lo importante es que tu forma de crianza te satisfaga y te haga la vida más fácil (hay quien piensa que esto lo consigue con biberones, hay quien cree que lo consigue metiendo al bebé en la cama y enchufándole la teta cuando la pida, cualquier opción es válida si es la que escoges). Beneficios en el desarrollo emocional dejándoles llorar… ninguno! lo más probable es que en esos casos terminen desarrollando una indefensión aprendida que puedeseguir presente en su vida adulta si mantienes esa práctica en su infancia. No es cuestión de saltar como un resorte cada vez que un niño llore en plan emergencia vital, pero lo que está claro es que cuando un niño llora es porque necesita algo, desde alimento hasta atención o un abrazo y… en el desarrollo tan importante es lo uno como lo otro ;)
      Uf la fabada… eso sí que modifica los roles!! jajajaja

  10. mamaysuscosas says:

    GENIAL GENIAL CON MAYÚSCULAS tu post!!!! Dejando el método Estivill aparte. Me chirría leer a este señor diciendo que la mujer pierde su rol de esposa. ¿Porqué no dice que el hombre pierde su rol de esposo???? es que siempre igual de verdad…qué penica!! y si esto lo dice un señor al que se le presupone una cultura (más que nada porque es médico), no me quiero imaginar más porque me pongo verde!!. Un beso guapa!!.

    • Matronaonline says:

      Gracias! ay… suponer cultura o educación a la formación académica es mucho suponer! es muy triste cómo se nos exige a las mujeres determinadas cosas que no se les exige a los hombres simplemente por cuestión de género. Desgraciadamente este tipo de educación discriminatoria es en muchas ocasiones la semilla de la futura violencia de género.

No te vayas sin comentar :)