Parto vaginal, natural, normal, eutócico… ¿sabes en qué se diferencian?

Parto natural, parto vaginal, parto eutócico, parto normal… pueden parecer lo mismo, pero no lo son. Estos “apellidos” del parto suelen confundirse y usarse indistintamente, ¿qué significa exactamente cada uno?

¿Qué es un parto eutócico?

La vía de nacimiento puede ser vaginal o abdominal, en el caso de las cesáreas. No hay otra, o parto o cesárea. La palabra “eutócico” proviene del griego, de eu (normal) y tokos (parto). Los partos que no son eutócicos son distócicos (dis, dificultad). Os voy a hablar de las diferencias en la vía de parto, ya que pueden presentarse diversas distocias (dificultades) durante el proceso que no afecten al tipo de parto. Así, según esta clasificación, tenemos:

  • parto eutócico: parto vaginal sin uso de instrumental.
  • parto distócico: parto vaginal con uso de instrumental (ventosa, espátulas o fórceps) y cesárea.

Muy pocas mujeres al ser preguntadas por el nacimiento de su hijo responden que fue un parto eutócico, es un término que se utiliza mayoritariamente en el ámbito sanitario. A nivel general donde aparece el lío es en el uso de vaginal, normal o natural.

¿Qué es un parto vaginal?

El que no es abdominal. Esta es fácil, un parto vaginal puede conllevar o no instrumental, puede conllevar o no episiotomía, puede tenerse con epidural o sin ella, es independiente de todos estos datos, única y exclusivamente hace referencia a que el bebé salió del útero pasando por la vagina. Es una expresión muy general que es correcta en cualquier caso, siempre y cuando el nacimiento no haya sido por cesárea (inciso, algunas mujeres de algunos países latinos llaman a la episiotomía cesárea vaginal. Cuando hablo aquí de cesárea me refiero a la intervención quirúrgica para extraer al bebé del útero mediante una incisión en el abdomen, en ningún caso hago distinción entre episiotomía hecha o no).

¿Qué es un parto normal?

Esta definición es más complicada, ya que conlleva más matices. Os voy a dar la definición de parto normal que propone el Ministerio de Sanidad:

“Es el parto de comienzo espontáneo, que presenta un bajo riesgo al comienzo y que se mantiene como tal hasta el alumbramiento. El niño o niña nace espontáneamente en posición cefálica entre las semanas 37 a 42 completas. Después de dar a luz, tanto la madre y su bebé se encuentran en buenas condiciones.
Entendemos por mujer sana aquella que: no padece una enfermedad o presenta una complicación del embarazo, tales como parto pretérmino, estados hipertensivos del embarazo, crecimiento intrauterino restringido, embarazo múltiple, inducción del parto, etc., que hagan recomendable recurrir a cuidados o intervenciones específicas.”

Sin título

Es decir, “tuve un parto normal, tuvieron que provocármelo porque el niño venía grande…” es erróneo. No son partos normales los partos inducidos, ni los que no llegan a las 37 semanas, ni los que transcurren sin dificultad pero terminan con la madre en quirófano por una hemorragia tras el alumbramiento, ni los de una mujer que ha parido sin complicaciones pero ha tenido preeclampsia en el embarazo, ni los partos gemelares (aunque sean partos vaginales y no cesáreas), ni los partos de nalgas, etcétera. ¿Y qué son entonces? Pues me parece espantoso llamarlos partos anormales, la verdad (y jamás he oído que nadie los llame de tal manera), así que prefiero llamarlos por lo que cada uno es (además así se da más información sobre el tipo de parto que fue realmente, por ejemplo: una inducción por CIR, un parto pretérmino en la semana 36+2, un parto gemelar…)

Los partos normales siempre son vaginales, no existe el parto normal por vía abdominal.
Los partos normales siempre son eutócicos. Cuando se utilizan instrumentales es por la aparición de alguna complicación que nos saca de ese “bajo riesgo” del que habla la definición de parto normal.
Si se ha tenido cesárea, un parto instrumental o no se cumplen todas las condiciones para considerarlo parto normal, no es un parto normal.

¿Qué es parto natural?

Esta definición se solapa mucho con el parto normal, pero tiene peculiaridades: en un parto natural no se interfiere de manera artificial en el proceso fisiológico. Poner oxitocina es una intervención, también lo es romper la bolsa o poner epidural. Por lo tanto tener un parto vaginal normal con epidural no es tener un parto natural, nunca lo es si conlleva medicación. Un parto con episiotomía no es un parto natural, ya que de forma fisiológica no se corta la vagina. Cuando una mujer pare en casa o llega al hospital diciendo que no quiere epidural, el parto se desarrolla de manera espontánea, finaliza por vía vaginal y no requiere ninguna medicación ni intervención para acelerar el proceso del parto, hablamos de parto natural.

Un parto natural jamás será distócico (implica intervención, es decir, no confundamos parto natural simplemente con no ponerse la epidural, pueden hacerse unas espátulas sin epidural y eso no es un parto natural, es un parto distócico sin epidural), siempre será vaginal, pero puede no ser normal. Dado que aquí la característica principal es ese “no intervenir” en el proceso fisiológico, se puede tener un parto prematuro a las 36 semanas o un parto de nalgas sin ningún tipo de intervención.
Si te han puesto en algún momento del parto oxitocina o epidural, tu parto no ha sido natural.
Si has necesitado instrumental para ayudar a salir a tu bebé, tu parto no ha sido natural.
Si te han roto la bolsa de manera artificial, tu parto no ha sido natural.

Un parto sin intervención no es un parto sin atención sanitaria. Cuando un parto no requiere intervención, la atención sanitaria consiste en controlar y apoyar el proceso, a fin de prevenir y detectar precozmente cualquier desviación de la normalidad y actuar en consecuencia.

No es mejor un parto sin intervención que un parto con intervención, y aclaro… Las intervenciones siempre conllevan algún tipo de riesgo, mayor o menor, por lo que jamás deben realizarse sin motivo (un motivo para poner la epidural es que la mujer lo solicite, un motivo para poner oxitocina y/o romper la bolsa es inducir un parto de una mujer con preeclampsia, un motivo para realizar una cesárea es tener placenta previa, etc).

Cuando las intervenciones no son necesarias, es negativo llevarlas a cabo, por ejemplo en un parto que evoluciona favorablemente no aporta beneficio alguno administrar oxitocina, pero sí se expondrá a la mujer a sus efectos secundarios. Cuando un parto sí requiere intervención (por ejemplo en una embarazada con preeclampsia) es mejor un parto intervenido (es criterio de inducción del parto) que no intervenido (ya que dejarlo en evolución espontánea puede conducir a una eclampsia con resultados fatales para la mujer y su bebé), es decir, los riesgos de no administrar oxitocina son mayores que los riesgos de administrarla.

Por lo tanto, es mejor un parto que no requiera intervención que un parto que sí requiera intervención. Pero dado el caso de encontrarnos con una situación que requiera intervención, será mejor intervenir que no intervenir.

Entonces, ¿cuándo tener…
intervención?: sólo cuando la situación lo requiera
atención sanitaria?: siempre.
un parto vaginal?: siempre que se pueda.
un parto normal?: siempre que se pueda.
un parto eutócico?: siempre que se pueda.
un parto natural?: siempre que se pueda y quiera.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

23 comments

    • Matronaonline says:

      Gracias! son términos que generan una confusión enorme, no es raro encontrar planes de parto donde las mujeres solicitan un parto natural con epidural… incluso han llegado a decirme “tuve un parto natural por cesárea” jeje

  1. Planeando ser padres says:

    Después de leerte ¡ya dudo de si he parido o no! ¡Jajaja! Qué follón de tecnicismos. El mío creo que fue entonces un parto normal, no natural (inducido con oxitocina y con epidural a petición del papa de mi bichilla) y eutócico sin más aparatajes.

    • Matronaonline says:

      Jajajaja sí es un lío, sí… pues… siento decir que si fue inducido no fue normal! sólo entran en esta definición los que se inician y mantienen de forma espontánea. Fue entonces un parto inducido eutócico ;)

  2. Raquel says:

    Genial la explicación, a raíz de haberte leído alguna vez ya me había quedado más o menos claro! Sobretodo la diferencia entre parto natural y vaginal… mucha gente los confunde! He oído a mucha famosa decir lo de que han tenido un parto natural… con epidural! Error! Gracias por tus explicaciones, me encanta leerte!

  3. correolacajitademusica says:

    Muy interesante, porque reconozco que con tantos términos me perdía. Ahora me ha quedado todo clarísimo :)

    Feliz día!

  4. ¡Y yo con estas barbas! says:

    ¡Qué gran explicación! Me parece muy curioso, todo, y me parece estupendo conocer también toda esta terminología. De todas maneras, pregunta rápida: por tu definición “parto distócico: parto vaginal con uso de instrumental (ventosa, espátulas o fórceps) y cesárea”, ¿sería parto distócico entonces el que fuera resultado de ser vaginal (sin cesárea, lógicamente), pero instrumentalizado (con forceps)? ¿El distócico implica siempre cesárea?

    • Matronaonline says:

      Nonono, parto distócico es aquel que termina en una cesárea o un parto instrumental (bien con fórceps, espátulas o ventosa). Hay muchas distocias en el parto, dado que una distocia es una dificultad, puede haber por ejemplo una distocia de hombros (cuando uno de los hombros se queda encajado en el pubis de la mamá y hay que hacer maniobras para sacarlo) y terminar en un parto vaginal sin instrumental… Pero cuando hablamos de parto distócico en general, nos referimos a que ha habido ayuda instrumental (por vía vaginal) o cesárea.
      Ya si queremos rizar el rizo… ¿sabías que a veces hay que utilizar fórceps en las cesáreas para sacar al bebé por vía abdominal? posibilidades hay casi, casi todas las que puedas imaginar!

  5. Noelia Sánchez says:

    Genial el post! Define muy bien cada cosa. Sólo una duda: ¿Es por algo que se dice 36+2 semanas en lugar de 38? Gracias y enhorabuena por tu trabajo.

    • Matronaonline says:

      Gracias Noelia! no entiendo bien tu pregunta, te refieres a que si por eso se especifican los días añadidos a las semanas? Las fechas en la datación de la gestación son importantes, porque hay límites para decidir si se aplican o no tratamientos, si se provoca o no el parto… hasta cuestiones tan importantes como si se reanima o no un niño al nacer (unos pocos días de diferencia determinan si un prematuro puede sobrevivir al nacer o no)

    • Matronaonline says:

      Hola! clínicamente no es recomendable por los riesgos que entraña, pero se dan casos habitualmente (por ejemplo hay mujeres que por sus creencias no utilizan anticonceptivos y pasan por varias cesáreas). El riesgo de rotura uterina, aborto, problemas de implantación placentaria, etcétera, es mayor. Con toda la información, por supuesto, es la mujer quien debe decidir si desea un embarazo tras 2 cesáreas o no. Lo que sí está indicado es una cesárea si ya se han tenido otras 2, es decir, no estaría indicado intentar un parto vaginal tras 2 cesáreas, puesto que el riesgo de rotura uterina es muy elevado.

  6. Auxita says:

    Muy buena explicación! A mi me gustaría que mi parto fuera natural, sin epidural ni oxitocina, pero no sé si podré soportar el dolor hasta verme en el momento o si no podré dilatar lo sufiente, y por supuesto, si hace falta, y hay que intervenir por el bien de mi niña, adelante. No estoy en contra de intervenir cuando es necesario, pero creo que lo mejor es que todo vaya bien y no haga falta nada.
    Gracias por el blog, toda la información es necesaria para tomar decisiones correctas!

    • Matronaonline says:

      Gracias! Claro, es algo que siempre digo, es fácil hablar antes del parto sobre si una se pondrá o no la epidural, pero… hasta que no te ves en ese momento no sabes de qué intensidad será ese dolor y si será fácil o no de soportar. Por eso me gusta contar las ventajas y desventajas de la epidural dejando claro que ambas opciones son muy válidas. Desde luego si no hace falta intervenir… ¡mejor que mejor! ;)

  7. sethi says:

    Gracias por las explicaciones
    me gustaría saber si es compatible la diabetes gestacional con los partos naturales, lo mismo estoy confundiendo churras con merinas, pero como una diabetis lleva mas controles..

    • Matronaonline says:

      Hola Sethi! totalmente compatible. Efectivamente conlleva más controles y suele haber más inducciones en gestaciones con diabetes que en gestaciones sin ninguna patología. Cuando se induce el parto se medicaliza, por lo que podría ser vaginal y eutócico pero ya no sería natural. Si en tu caso no requieres inducción o incluso si te la programan y antes de esa fecha te pones tú sola de parto, puedes tener un parto natural :)

No te vayas sin comentar :)