¿Es seguro el parto en casa?

El parto en casa es una opción minoritaria en nuestro país, aquellos países desarrollados donde las tasas son más elevadas incluyen ese servicio dentro de las prestaciones de su sistema sanitario. Suele ocurrir demasiado a menudo en nuestra sociedad que cuando presenciamos algo que se sale de lo habitual, lo cuestionamos e incluso juzgamos duramente, pese a que seamos totalmente ignorantes en el tema. Siempre hay alguien que pone el grito en el cielo cuando se habla del parto en casa, de una mujer que decide parir en el hospital sin epidural, cuando se ve a una madre amamantando en un parque a un niño de 4 años y un larguísimo etcétera. La cuestión no es si es mejor o peor una u otra cosa, que cada cual decida lo que considere mejor para sí mismo… la cuestión es cómo se pierde a veces el respeto y se juzga sin reparo a quien no opine como nosotros, como si fuéramos poseedores de la única verdad absoluta y todos los demás estuvieran equivocados (ignorancia…).

Este post ha surgido al ver cómo se trata el tema del parto en casa en los medios, principalmente en televisión. Hay que saber diferenciar entre un programa divulgativo y un programa de entretenimiento, no será lo mismo Documentos TV que 9 Meses con Samanta, no buscan el mismo tipo de público ni tienen el mismo fin. En un programa de entretenimiento si hablan de las inseminaciones artificiales no escogerán a los sujetos más representativos que se sometan a ellas (es decir, pareja heterosexual con problemas de fertilidad que acude a una unidad de reproducción asistida)… sino a una pareja de lesbianas que compre el semen por internet escogiendo los rasgos del donante y una de ellas se insemine en su propia casa sin ningún tipo de asistencia sanitaria, un caso tan poco habitual nos mantendrá más pegados al televisor. Si hablan del parto en casa tampoco van a mostrar un parto en casa típico, sino un caso que tenga un “plus” de sensacionalismo, como uno sin asistencia sanitaria donde se realice un parto lotus (dejando unida la placenta cubierta de hierbas y sal al bebé hasta que, pasados unos días, se desprenda por sí sola) y placentofagia (ingerir la propia placenta). ¿Qué ocurre al confundir programa de entretenimiento con programa divulgativo? que nos creemos que lo que vemos en el de entretenimiento es la norma y tendemos a juzgar desde la ignorancia. ¡El entretenimiento es lo que es, no lo confundais con un programa divulgativo!

Sin título

Antes de continuar, he de hacer otra distinción importante: opinión personal vs evidencia científica. Ni es mejor una, ni es mejor la otra, cada una tiene su función. Por ejemplo si una mujer está embarazada y planifica su parto puede tener una determinada opinión (subjetiva), que su matrona le ofrezca la evidencia científica (es decir, los datos recogidos de todas las investigaciones científicas al respecto, objetiva, es la fuente de datos en la que los profesionales debemos basar todas nuestras prácticas)  y que su opinión cambie al descubrir que tenía ideas preconcebidas erróneas. Puede suceder también que pese a la información objetiva de la evidencia científica mantenga sus ideas erróneas (explico esto, llamado sesgo de confirmación, aquí más detenidamente) o que tome como válida la evidencia, pero prefiera tomar una decisión no acorde a ella. La mujer es libre de informarse o no, por supuesto, las mujeres informadas presentan mejor satisfacción en sus embarazos y partos, lo cual no quiere decir que una mujer que no se informe tendrá sí o sí un parto traumático ni que todas las que se informan tengan garantizada la satisfacción. Comenzaba hablando de la función de cada una: para decidir correctamente hay que estar correctamente informada. Cuando una mujer dispone de todos los datos objetivos, podrá decidir. Cada mujer tiene unas preferencias diferentes, por lo que la decisión más acertada para una puede ser la primera a descartar para otra.

El problema surge cuando opinión y evidencia se entremezclan y se pretende rebatir la evidencia con opiniones. La evidencia sólo se rebate con evidencia, de hecho existen varios casos en los que la bibliografía científica presenta resultados contradictorios, incluso casos en los que la evidencia afirma algo que posteriormente se rebate (os recuerdo que hasta hace nada se aconsejaba que los bebés durmieran boca abajo… y por ejemplo hoy las recomendaciones son justo las contrarias, si se continúa investigando, se avanza y se mejoran las prácticas). En el caso que nos ocupa, el parto en casa, pese a que haya evidencia que avale su seguridad en las condiciones que más adelante detallaré, puede haber quien descarte esa opción sin pensárselo… y puede darse el caso de estar embarazada, no cumplir los requisitos y aún así, optar por un parto en casa. Hay una realidad que nadie puede debatir: la seguridad o no del parto en casa está avalada por la evidencia científica y respaldada por organismos como la OMS, la NICE o el Ministerio de Sanidad. Y repito, que pese a esta evidencia, cada cual escoge el lugar donde dar a luz, la evidencia es la evidencia y las opiniones son las opiniones.

¿Y si pasa algo?

Es la típica pregunta de quien no sabe sobre la evidencia que respalda el parto en casa. A partir de ahora me centraré únicamente en el parto en casa asistido por profesionales sanitarios y que cumpla los criterios para ser considerado de bajo riesgo. Mucha gente relaciona el parto en casa con un parto sin ningún tipo de asistencia, realmente hay quien no tiene ni idea de las capacidades y competencias de una matrona, que puede asistir perfectamente un parto normal en casa. Si te asiste la vecina del 4º que es administrativa, ni va a prevenir las desviaciones de la normalidad, ni las va a detectar precozmente, ni las va a solucionar. Mucho menos va a ser capaz de diferenciar las situaciones que requieran un traslado al hospital de las que no. Si te asiste una matrona, sí, es que aunque algunos aún no lo sepan, ese es precisamente nuestro trabajo. La matrona no acude a un parto en casa con un cuaderno de pinta y colorea a verlas venir, acude (además de con su preparación) con el material necesario para atender el parto normal y para actuar en caso de complicaciones, incluyendo la administración de medicación en caso de urgencia (por ejemplo ante una hemorragia).

En los países donde más mujeres paren en casa hay una ambulancia en la puerta

Bulo. Los países con más elevadas tasas de parto domiciliario lo incluyen en las prestaciones de su sistema sanitario. ¿En serio pensais que van a pagar una ambulancia y su conductor haciendo guardia durante horas en cada parto? La gente suele tener la idea de que toda ambulancia es una UVI móvil y la realidad es que muchas de las ambulancias que funcionan en nuestro país no llevan ni médicos, ni enfermeras, ¿qué ganamos con una ambulancia en la puerta de casa? lo que sí es necesario es que se disponga de un coche y que el trayecto entre el domicilio y el hospital sea inferior a 30 minutos durante los cuales la matrona acompañe a la mujer, para que se considere dentro de la seguridad.

En casa no hay UCI neonatal

Ni en muchas provincias enteras de España… una UCI neonatal no es en absoluto un requisito en un parto normal, hay mucho desconocimiento sobre lo que es una unidad de cuidados intensivos. Que en casa no haya UCI neonatal (situación que se da en la mayoría de los hospitales) no significa que el recién nacido no vaya a tener los cuidados que requiera, al igual que sucede en los partos hospitalarios sin UCI neonatal.

En casa no hay médico

Hay mujeres que pagan un dineral por ser atendidas en hospitales privados de renombre donde el ginecólogo (o el anestesista, imprescindible en una cesárea, el neonatólogo, etcétera) se encuentran de guardia localizada, es decir… su contrato les indica que han de estar localizables por teléfono y si hacen falta deberán acudir al hospital, no que tengan que estar dentro del hospital durante la guardia necesariamente. Esto sin embargo nadie lo cuestiona… recuerdo que la matrona está totalmente capacitada para atender un parto normal (en domicilio o en hospital), sin necesidad de la presencia de ningún médico.

¿Pero qué necesidad hay de exponerse al mínimo riesgo?

¡Ajá! la pregunta clave. ¿Sabemos lo que es un riesgo? es la probabilidad de que suceda algo. Mucho me temo que… el riesgo no es cero ni en casa ni en el hospital. Vamos a suponer que se hacen las cosas bien, tanto en casa como en el hospital, y que se cumplen los criterios necesarios. Entonces lo mismo da casa que hospital. Y precisamente esta cuestión es la que está avalada por la evidencia científica, los datos objetivos indican que cumpliéndose una serie de criterios iniciales (y sí, teniendo en cuenta por supuesto que la situación es susceptible de cambio en cualquier momento) no hay un riesgo mayor en un parto domiciliario respecto del hospitalario.

Pero vamos a hablar de cuándo aumentaría el riesgo en cada lugar, tanto en casa como en el hospital:

Aumenta el riesgo en casa si…

La mujer tiene hipertensión-preeclampsia, metrorragia (sangrado vaginal), diabetes, enfermedad cardiaca, vascular o renal, anemia severa, hipertiroidismo, retraso del crecimiento intrauterino (un feto que no se esté desarrollando como debería), prematuridad (parto antes de la semana 37), oligoamnios (escasez de líquido amniótico diagnosticada mediante ecografía), perfil biofísico fetal anormal (medidas fetales anómalas en la ecografía), embarazo múltiple, presentación podálica, infecciones intrauterinas, deseo de analgesia epidural, cesárea anterior, rotura prematura de membrana, necesidad de inducción del parto (el parto se ha de desencadenar y evolucionar espontáneamente), hiperdinamia uterina (exceso de contracciones), falta de progresión del trabajo de parto (estancamiento de la dilatación), presencia de meconio, cualquier anormalidad en la auscultación del latido fetal durante el parto, embarazo prolongado (más allá de la semana 42), condiciones del domicilio poco apropiadas (por ejemplo que no disponga de luz agua corriente) o el parto es asistido por personas que no sean matronas (o ginecólogos, alguno hay que asiste partos a domicilio). Hay que recordar que la utilización de la bañera obstétrica está contraindicada para portadoras del Streptococo del grupo B (agalactiae). En estos casos, el riesgo de parir en casa es mayor. Aquí sí, habría menor riesgo en un parto hospitalario.

Aumenta el riesgo en el hospital si…

En un parto se realizan intervenciones innecesarias. Muchas de las complicaciones en los partos están causadas por las intervenciones. Por supuesto las intervenciones pueden ser necesarias y se dan en los casos en los que no se cumplen los criterios antes mencionados que igualan la seguridad entre parir en casa y en el hospital, aquí continúo hablando de los casos de partos normales, de bajo riesgo. Centrémonos en las prácticas innecesarias, que son las que llevan a muchas mujeres a escoger su hogar como lugar para parir. Recuerdo que la Ley de autonomía del paciente protege el derecho a decidir sobre las técnicas y tratamientos que nos apliquen, pero como dice la abogada Lorena Moncholí, especialista en derecho sanitario, “se trata de que no suceda“. Hay mujeres que saben que en el hospital de su ciudad se realizan malas prácticas o incluso las han vivido en sus propias carnes en partos anteriores y es por ello que optan por el parto en casa.

Existe más riesgo en el parto si se practican de forma rutinaria episiotomías, rotura de bolsa amniótica, si utilizan oxitocina, si aplican la maniobra de Kristeller, si asisten todos los partos en litotomía… Y esto, de nuevo, no es una opinión sino evidencia científica. Está avalado que este tipo de prácticas si se realizan de forma rutinaria empeoran los resultados perinatales, es decir, producen un perjuicio en la mujer y/o su bebé. Por eso los principales organismos contraindican su práctica rutinaria, pese a que algunos profesionales siguen interviniendo sin indicación. En estos casos, los riesgos en el parto hospitalario se incrementan.

¿No quieres ningún riesgo?

No tengas hijos. Como he dicho, no existe el riesgo 0 en un embarazo o parto en ningún lugar, hay que ser totalmente conscientes de que pese a todos los avances médicos, hay mujeres que dan a luz en casa y/o en hospitales con los mejores medios y profesionales y fallecen o fallecen sus hijos, o sufren algún tipo de lesión más o menos grave, aún habiendo recibido la mejor asistencia del mundo, hay situaciones que ningún profesional, servicio o tipo de atención puede manejar. Ni el mejor hospital, ni los mejores profesionales van a garantizarte en ningún caso una absoluta ausencia de riesgos. Sentirse segura y confiada en el parto es importantísimo para su desarrollo, no hay más que observar el comportamiento de cualquier mamífera, cuando va a parir busca un lugar donde se sienta protegida y si percibe cualquier amenaza externa el parto puede hasta detenerse.

¿En el hospital te sientes más segura que en casa? entonces ese es tu lugar, aunque cumplas tooodos los criterios para tener un parto seguro en casa, si no te sientes confiada, no tendrás en ningún momento esa seguridad.

¿Es en casa donde te sientes más segura? pues si cumples los criterios, podrás optar al parto en casa con la misma seguridad que en el hospital. Conociendo la evidencia y sin que nadie te intente convencer de nada, eres tú quien decide.

¿Cuál sería la solución ideal?

Me parece estupendo que se permita el parto en casa, pero me da mucha pena que sea para muchísimas mujeres una vía de escape de las malas prácticas de algunos profesionales de la salud. ¿Por qué se pone tanto el grito en el cielo con el parto en casa en condiciones seguras y se habla tan poco en los medios del abuso de esas prácticas que reportan más perjuicio que beneficio? La OMS dice, basándose en la evidencia científica, que es seguro el parto en casa cumpliendo unos criterios y la gente lo juzga. La OMS dice que ningún hospital debería superar el 10-15% de tasa de cesáreas y no nos tiramos de los pelos al ver hospitales que superan el 60%. Las episiotomías en los partos normales no deberían superar el 15% de los partos y la media nacional está en el 41,9%… Algo falla. Personalmente no conozco a ninguna mujer que haya elegido un parto domiciliario y en su justificación no haya incluido una alusión a las malas prácticas hospitalarias, que las habrá, pero yo no he conocido a ninguna. Por supuestísimo el hospital no es el infierno (ojo con quien busque infundir el miedo hacia el hospital a fin de convencer a nadie de huir de él… por desgracia hay quien usa crear esta inseguridad como herramienta para captar usuarias para servicios privados), la mayoría de profesionales nos adecuamos a la evidencia, huyendo de la mala praxis. Pero los que hacen las cosas mal influyen enormemente a la hora de que una mujer decida evitar el hospital a la hora de dar a luz.

Pensemos más en la evidencia y defendámosla, no nos quedemos en nuestras opiniones sin pasar de ahí. Es más llamativo tratar en televisión un parto en casa, opción minoritaria en este país, que las tasas alejadísimas de lo aconsejado por la OMS en algunas prácticas obstétricas. Y mucho me temo que esto… no es tan minoritario. ¿Cuándo le daremos la importancia que tiene?

Dejo AQUÍ el enlace al documento del Ministerio de Sanidad “Dar a luz en casa es una opción segura“, donde se concluye que “En conclusión, según este estudio, planear el parto en el propio domicilio es una opción segura para mujeres embarazadas de bajo riesgo siempre y cuando se ofrezca un sistema adecuado y de calidad de atención y cuidado a la maternidad para llevar a cabo esta práctica.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

14 comments

  1. Ele says:

    Como siempre, muy buen texto.
    Visto lo visto, yo me plantearía un parto en casa para huir de malas practicas. Mi experiencia ha sido así de mala. Desgraciadamente, no era candidata a un parto fuera del hospital (podálica, me practicaron cesárea). En cuanto a información, mi hospital se lleva un cero. ¿Cómo voy a poder escoger libremente si no me informan adecuadamente?! No dejaron que el embarazo llegara a término (38 semanas y 4 días) y esto, sumado a la ausencia de parto vaginal, me está acarreando muchas consecuencias indeseadas relacionadas con la lactancia.
    A día de hoy la única información que tengo sobre mi cesárea es un frío informe con palabrejas cuyo significado he tenido que buscar por internet!
    Además, mi hijo nació con frenillo lingual 3, pero esto lo sé gracias a una asociación de ayuda a la lactancia, ya que en el hospital el poco personal que realmente sabe lo que se hace TIENE PROHIBIDO informar sobre frenillos porqué no realizan las intervenciones para solucionarlo.
    Otro cero patatero para las mayoría de enfermeras, cuya formación sobre lactancia es obsoleta y dañina. Por suerte di con una de las pocas enfermeras que sí saben lo que se hacen la última noche de nuestra estancia, y esto mejoró sensiblemente la salud de mi hijo, pero digo yo el bienestar de los pacientes no debería ser cuestión de suerte!!!
    Un cúmulo de despropósitos, en mala hora me decidí por este hospital. Durante mi embarazo había leído un montón, pero aún así no fue suficiente y me colaron un gol por toda la escuadra cuando me presentaron los beneficios de este centro que, por cierto, es público.
    Un asco todo, vaya. Bueno, todo no, las comadronas, hay que decirlo, casi todas un amor, y no lo digo por hacer la pelota. Lástima que no estén más horas en planta para echar una mano con lactancias complicadas como la nuestra.

  2. Rocío says:

    ¿Estadísticamente hablando es entonces igual el número de fallecimientos de madre y/o bebe en casa que en el hospital? He leído el estudio al que hace mención en el post del Ministerio de Sanidad y se ha realizado en los países bajos, que poco a nada tienen que ver con nosotros en este tipo de circunstancias puesto que están a años luz.

    • Matronaonline says:

      Efectivamente no hay diferencias significativas y sí, estoy de acuerdo en que estamos a años luz. Por desgracia nosotros en los hospitales superamos de forma habitual y con creces las tasas de inducciones, cesáreas, episiotomías, Kristellers, partos en litotomía y un largo etcétera recomendadas por la OMS. Ojalá algún día nos acerquemos a las tasas de países como Holanda. Respecto al parto en casa, la evidencia es clara y por ello el Ministerio de Sanidad español (y no holandés) tiene publicado ese documento en su web.

      • Ana Cano says:

        Hola podrias dame alguna referencia bibliografica o Documental en la q de demuestre q las intervenciones innecesarias provocan más riesgo de episiotomia y sufrimiento fetal? Mil gracias

        • Matronaonline says:

          Hola Ana, en la Guía de atención al parto normal del Ministerio de Sanidad tienes muchísima bibliografía sobre cada intervención, la tienes incluso resumida en sus conclusiones principales.

  3. Planeando ser padres says:

    Chica qué clarito lo has dejado todo. Reconozco que a mí lo de parir en casa me da respeto ¡y ni te cuento al papá de mi bichilla! El hospital lo tenemos a 1 kilómetro andando, con lo cual daría tiempo de atender cualquier emergencia. Pero es que la recuperación que yo tuve en mi primer parto fue tan buena, y me sentí tan bien tratada descansando en el hospital, sin nada que hacer más que cuidar a mi bichilla, que estoy segura de que en casa no podría vivirlo de esta forma. Me siento más tranquila con personal médico alrededor, por si surge alguna duda incluso tras el parto ¡y sabiendo que no seré yo la que tendrá que limpiar lo que se salpique durante el proceso! Pero hay mujeres que han tenido una pésima experiencia hospitalaria y entiendo que quieras cambiar de aires e intentar el parto en casa. No sabía casi nada de todo lo que has escrito hoy.

    • Matronaonline says:

      Te entiendo perfectamente, personalmente no me planteo el parto en casa para mí misma, pero es una opinión, siempre defenderé que la evidencia avala su seguridad en los casos en los que se cumplen los criterios mencionados. Lo que es importante es que, una vez conocemos la evidencia, no juzguemos. Hay más riesgo en un embarazo gemelar y no se juzga a la infértil que decide implantarse 2 embriones, hay más riesgo en un embarazo a los 40 años que a los 25 y tampoco se juzga a quien desee ser madre a esa edad. Hemos normalizado socialmente esto porque nos hemos habituado a verlo, el parto en casa no. Vivimos en una sociedad a la que le encanta ver la paja en el ojo ajeno y criticar todo. Y como bien dices, por desgracia hay gente que ha vivido tan malas experiencias en un hospital, que aunque en su caso el parto en casa tuviera más riesgo, no se plantea volver a ninguna institución a parir. De hecho hay partos en casa de cesáreas anteriores, gemelares, embarazos prolongados… y partos en casa sin asistencia de matronas. Hay que preguntarse el por qué de esas situaciones. Lo que realmente me alarma es que exista un tipo de asistencia que empuje a las mujeres a asumir (en este caso sí) el riesgo de un parto en casa. Porque esas malas experiencias tienen culpables y deberían dejar de existir (las malas experiencias, no los culpables. Que he sonado muy exterminadora XD)

  4. Taisa says:

    Hola! Acabo de descubrir tu Blog y me parece super chulo tener opinión de una matrona sobre todos estos temas. Muy interesante.
    En este tema, a mi me hace gracia también. Yo ahora vivo en Alemania que si es uno de los sitios donde el seguro de saludo lo cubre. Incluso con una cesárea de mi anterior parto tenía la opción (que esa es otra, ver qué se considera “bajo riesgo”, porque en España, a la mínima ya no eres bajo riesgo).

    Yo tenía opción a parto en casa, o en casa de partos si quería. Yo prefería Casa de Partos, y así lo preparé. Aunque al final acabé en Hospital. Pero sé que muchas de las cosas son comunes, se firma un contrato con las matronas y ahí están todas las condiciones con las que te cogen, motivos para no admitirte, para ir al hospital, se deja anotada la distancia a los hospitales (pudiendo elegir también opción según si es urgente o no el traslado) desde la casa y/o casa de partos… Y no, no hay una ambulancia en la puerta, pero hay establecido un tiempo de llegada de unos 15 minutos máximo a recogerte si pasase algo. Y sino, pues si tienes vehículo propio, o la matrona podría incluso aportar su vehículo.

    Y aún así, teniendo estas opciones cubiertas, me llamó la atención que me dijeron que en 2015 sólo hubieron un 4% de partos no-hospitalarios en la ciudad. Yo supongo que porque los hospitales por aquí también son bastante harina de otro costal… y las mujeres no tienen tanta “necesidad de huir”. Pero aún así, todo el mundo me recomendó irme al más lejano de la ciduad (y yo hice caso). Por suerte todo me fue genial, fue rápido y hasta casi
    el final sin intervención. Salvo una episio, pero es que no la pedí explicitamente pero casi :S

    Y bueno, sé de gente que ha dado a luz en casa, en casa de partos y en hospital y todo super bien, sólo con matronas, casos de cesáreas que igual podrían haberse evitado (Alemania y la ciudad andan alrededor de un 30% de cesáreas, aunque es contando electivas) y también de gente que se queja de “exceso de naturalidad” de los profesionales… nunca llueve a gusto de todos, y como dices, nada está exento de riesgo.

    • Matronaonline says:

      Taisa me encanta cuando contais experiencias de otros países, qué distinta es la atención al pasar las fronteras! De Alemania ya me habían dicho la misma “queja”, que suelen presionar para que la mujer escoja un parto lo más natural posible, sin embargo permiten decidir libremente el someterse a una cesárea, qué contradicción! Las casas de partos son una opción genial, suponen un término medio que busca aunar las ventajas del parto en casa y las del parto hospitalario, es una pena que en España sean un modelo minoritario.
      Es muy importante lo que dices de la necesidad de huir, claramente creo que es uno de los motivos para escoger el parto domiciliario. En las grandes ciudades hay varios hospitales y una puede escoger el tipo de asistencia que prefiere, pero en otras sólo hay un paritorio o hay pocos y funcionan igual (de mal) y, además de intervenir en exceso, no respetan las decisiones de la mujer.
      Aquellos que están tan en contra del parto en casa deberían reflexionar y hacer una crítica constructiva buscando cómo mejorar la asistencia en el hospital para que las mujeres se sientan más a gusto. Creo que así, ganaríamos todos!
      Muchas gracias por contarnos tu experiencia allí, un saludo!!

Responder a Ele Cancelar respuesta