Maternidad, felicidad suprema

¡Ay! La maternidad… ese estado de absoluta e insuperable felicidad extrema… embarazos llenos de buenos momentos y tranquilidad, partos en los que las mujeres se sienten diosas empoderadas, partos sin dolor, ¡orgásmicos!, crianzas respetuosas centradas en el bienestar del bebé, donde toda la felicidad de la madre depende de éste, lactancias maternas prolongadas que favorecen fuertes vínculos emocionales donde, además, te quedas con la satisfacción de que le estás dando lo mejor a tu hijo. Ya sabes que el pecho no duele, si duele, es que estás haciendo algo mal. Las que lo hacen bien no sufren, sólo sienten felicidad…

happy mother with baby

Ahora vamos a volver a la realidad. Cada vez se nos vende más esta maternidad rebosante de felicidad. Que sí, es un estado de alegría casi constante, pero veo que está pasando como con la imagen corporal de la mujer que se nos vende en las revistas y en publicidad. ¿Dónde están las estrías? ¿y el sobrepeso? Ojeras, celulitis, raíces con canas… ¡qué manía con tapar la realidad! ¿qué consiguen? que si tu cuerpo no es así, no es el perfecto que ellos consideran, eres fea, estás gorda, vieja y ni mucho menos te pienses que puedes resultar atractiva… Resulta muy injusto y opresivo.

bikini

Con la maternidad veo que está pasando lo mismo. Se vende un proceso tan idílico, que en la mayoría de las ocasiones, escapa de la realidad. Dudas en el embarazo sobre si ha llegado en el momento adecuado o no, sobre la propia capacidad para responsabilizarse de un bebé, los posibles cambios en la pareja, el dolor, la falta de control en el parto, la idea de que algo no vaya bien en éste, la tristeza en el postparto por verse desbordada, el cansancio, la dificultad de la lactancia, la recuperación de la vida sexual en el puerperio, la falta de apoyo de alguna amiga o familiar…

En un mundo en el que este estado se considera de suprema felicidad, ¿dónde queda una madre que desea hacer una lactancia materna prolongada, pero tiene que incorporarse al trabajo a los 4 meses?, ¿qué pasa con la que no quiere dar el pecho?, y si al poco de volver a casa con el bebé tras el nacimiento, se descubre a sí misma un día pensando “¿qué hago yo con mi vida? esto no es lo que yo pensaba que sería, ¿hubiera sido mejor que no tuviésemos un hijo?”, mejor no apoyarse en nadie para dejar de sentirse desbordada, no vayan a llamarla mala madre…

baby_blues

Mujeres que desean con todas sus fuerzas un parto natural, sin epidural, y si la solicitan finalmente, lo viven como un fracaso, mujeres que se saben la teoría sobre la lactancia materna mejor que yo, pero que sufren por unas grietas horrorosas y no quieren separar al bebé del pecho, porque “ya que se ha enganchado”… Mujeres que tienen que escuchar constantemente que su niño va a ser insoportable cuando sea mayor de tanto malcriarlo por cogerlo en brazos cada vez que llora. Mujeres que no quieren meter a sus bebés en la cama y prefieren, cuanto antes, pasarlos a su propia habitación, y un larguísimo etcétera de diferentes decisiones, respetables todas por igual.

Todas ellas, recibirán críticas. No sólo van a sentir innumerables dudas de si lo que están haciendo será lo mejor o no y miedos por si alguna decisión traerá consecuencias indeseadas, sino que se verán rodeadas de personas que constantemente cuestionen cada paso y cada palabra. Con estas críticas y con esa “visión idílica” de la maternidad, no hacemos otra cosa que dificultar la expresión de los sentimientos negativos por parte de la mujer. Volviendo al ejemplo del pecho, que si cómo le das pecho ya tan mayor, que lo vas a mal acostumbrar, que si no tienes vergüenza por sacarte la teta en el centro comercial, métete en un baño mejor, que si dejas de darle el pecho a los 3 meses, estás privando a tu hijo de una protección frente a enfermedades en su vida adulta, que si sí, es cansado, pero si no estás dispuesta a levantarte por las noches para alimentarlo, no haber tenido un hijo, que si tu leche no vale, que está aguada… Con este bombardeo constante, es fácil que la mujer levante un muro para protegerse y le cueste mucho más pedir ayuda y apoyo cuando surja una dificultad.

el-puerperio-papas-primerizos-L-GRliiL

Me han gustado mucho estos post que he leído en otros blogs, os dejo los enlaces:

- Princesas y princesos: Qué hartita estoy de respetuosas…
- Lectora, profe y mamá: Por qué no me haré ecografías antes de la semana 12.
- Mamá de día… y de noche: Una broma es una broma.

Y en medio de este caos de toma de decisiones, de la falta de respeto a ellas y de ausencia total de empatía, he descubierto el Club de las malas madres. Os recomiendo que os deis una vuelta por su web, porque con mucho humor, desmitifican esa maternidad ideal que tanto nos quieren vender.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

33 comments

  1. mamapuede says:

    Totalmente de acuerdo, y lo peor es que muchas criticas vienen de otras madres.
    Es todo muy bonito, de verdad, pero hay momentos de bajón, de cansancio, de pensar, pero merecerá la pena? pues claro que la merece pero se pasan por etapas que cómo nos las quieren ocultar te sientes fatal por pensar y sentir así.
    Si fuésemos mas sinceros, o juzgásemos menos yo creo que todos disfrutaríamos más.

    • matronaonline says:

      La mejor manera de superar las dificultades es vivirlas y aceptarlas con normalidad. Cuando se hace de ellas un tabú, se dificulta muchísimo más la búsqueda de apoyo y aumenta la tristeza por pensar que lo que te está pasando no está bien o no es normal.

      Está claro que cada una hace lo que considera que es mejor, pero es un error pretender que todas las de alrededor hagan lo mismo que tú, al igual que tú no estás dispuesta a seguir las decisiones de los demás. Comprender esto es lo mínimo para respetar los diferentes estilos de maternidad ;)

  2. mamadediaydenoche says:

    Qué bien dicho ha estado todo! Cuánta razón llevas! Es un no parar de “consejos bien-intencionados” que me gusta decir a mí. Pero cuando no se piden, ¿por qué los dan? La maternidad tiene momentos de euforia y momentos muy duros. Nunca sabes si lo estás haciendo bien porque es una apuesta continua que haces. Hay cosas en las que acertarás y otras en las que fallarás, y tendrás que cambiar de estrategia, y volver a cambiar, pero bueno, a mí me merece la pena…

    • matronaonline says:

      Claro que sí, aunque cueste reconocerlo, esto funciona con el ensayo-error. Es normal que una madre no quiera cometer errores, pero hay que aceptar que, a veces es así y no pasa absolutamente nada. De todo se aprende y toda experiencia te hace crecer. Una madre perfecta no es la que nunca se equivoca, sino la que aprende de ello ;)

  3. Pasuco a Pasuco says:

    Toda la razón!!, en vez de fomentar una maternidad libre, orientada sí, pero no canonizada en un ideal, nos venden un modelo que cuando no puedes ajustarte a él, cosa que pasa la mayoría de las veces porque si no es una cosa es otra, te hacen sentir un madre desnaturalizada. Viva el club de las malas madres, son realmente geniales!!

    • matronaonline says:

      Y que conste que estoy de acuerdo con que hay maternidades y partos idílicos eh?, pero claro, lo idílico no es lo más habitual, lo frecuente es que se tropiece con varias piedras en el camino. Verlas como parte del proceso normal, ayudará a vivir esta etapa sin frustraciones ;)
      Anoche no paré de reír con las fotos de @malasmadres

  4. María (La cajita de música) says:

    Interesantísimo el post, me voy a ver los enlaces que nos has dejado. Yo la verdad es que estoy teniendo un embarazo buenísimo, me puedo quejar poco, pero los miedos siempre están ahí, acechando…

    De momento no puedo opinar sobre que la gente se meta con mi estilo de crianza, pero supongo que es cuestión de tiempo… A ver, yo creo que las opiniones siempre están bien porque nadie es poseedor de la verdad absoluta, pero pasar de la línea de “comentar lo que se piensa y porqué” a criticar… Es demasiado fácil supongo.

    • matronaonline says:

      Ahí tienes la clave: “las opiniones siempre están bien porque nadie es poseedor de la verdad absoluta”. Tú lo tienes claro, pero hay quien considera que su forma de ver el embarazo, parto y crianza, es la única forma válida. Cuando ocurre esto, el respeto y la empatía se esfuman!

  5. Mer says:

    ¡Muchas gracias por citarme en tu entrada de hoy! Sobre todo porque me encanta lo que has escrito. Me hago a la idea de que voy a recibir muchas críticas porque mi entorno es muy de la crianza tradicional, y ya hablarles del fular elástico o de los pañales de tela les parece una excentricidad… Pero yo me estoy informando y estoy eligiendo lo que creo que es mejor para mi bebé. No me voy a meter en cómo otras personas crían a los suyos, entonces, ¿por qué lo hacen ellos? ¡Un besazo!

    • matronaonline says:

      Mer me gustó muchísimo tu post, ya te lo dije ;)
      En esto de la maternidad hay ideas super opuestas, contradictorias a veces, ¿unas mejor que otras? sí, para cada madre, por supuesto, unas ideas son mucho mejores que otras. Y como son ellas quienes tienen que decidir, las críticas ajenas sobran.

      A la gente le gusta mucho hablar, eso no vamos a poder evitarlo, pero tomando decisiones con seguridad, se afrontan mejor las críticas ajenas ;)

  6. planeandoserpadres says:

    Ahí me hallo yo, en el grupo de las de la teoría sobre la lactancia que no he sabido aplicarla para no desenganchar a la bichilla del pecho aunque me destroce el cuerpo. ¡Ay, qué me quedará aún que aprender de esto de la maternidad!

    • matronaonline says:

      La teoría la tenemos hasta en la sopa… Todas sabemos a la perfección los beneficios de la lactancia materna y cómo debe ser el agarre al pecho, pero hay que comprender que sin el apoyo necesario (tanto de un profesional como de la pareja y gente cercana), a veces se hace cuesta arriba. Te quedará mucho por aprender, pero todos esos nuevos descubrimientos harán de la maternidad una experiencia más enriquecedora!

  7. nosoyunadramamama says:

    Yo es que tengo la teoría de que ni hay una madre igual ni hay un hijo igual… Parto de la base de que cada madre quiere lo mejor para sus hijos (salvo raras excepciones) y que, por tanto, todas hacemos lo mejor para nuestros peques.
    No entiendo que haya definiciones en torno a la crianza, ¿¿¿es natural porque le das el pecho o porque duermes con él??? Ufff, las cosas van mucho más allá de todo eso, y la maternidad es tan compleja y a la vez es un proceso tan largo y duro (madre lo eres desde que nace ese hijo hasta que te mueres)
    Todas las teorías son reduccionistas, lo único real es el día a día y el amor que das a tus hijos, pero no sólo en su infancia sino más allá que es cuando llegan problemas más serios y edades más complejas…
    Yo sólo me califico como madre instintiva, desde pequeña supe que quería ser madre, lo supe de adolescente, lo tenía claro cuando era universitaria… Nunca leí un libro sobre maternidad (aunque eso obviamente no tenga nada de malo), simplemente soy madre de mis hijos, dos niños distintos, que tienen necesidades distintas y que nadie cuidará mejor que yo (quizás igual).
    Si alguna vez doy un consejo a otras madres es porque a mí algo me ha funcionado y si puede servir de ayuda, genial!! pero siempre digo, lo que vale a un niño, no tiene porqué valer para otro!!

    • matronaonline says:

      Me ha encantado una frase que has dicho: “Todas las teorías son reduccionistas”. Es cierto, y por eso hay que tener mucho cuidado con encasillarse como un modelo de madre concreto u otro. Como bien dices, no hay una madre igual a otra ni un hijo igual a otro.
      Incluso una madre con su hijo puede comenzar poniendo en práctica unas pautas y que en un momento dado dejen de resultarle satisfactorias y decida cambiar de actuación sobre la marcha.
      Aquí no dan un título de nada ni hay un guión que haya que seguir para convertirse en buena madre, todo se reduce (en este caso sí) a ser una familia lo más feliz posible ;)

  8. El rincón de Mixka says:

    Ay… ¡Amén! Podría soltar una perorata de tres pistones, pero es que pienso tan exactamente igual que tú que lo voy a dejar aquí.

    1. Fuera mitos.
    2. Respero ante todo, sea cual sea la opción elegida.
    3. Más apoyo y menos “palos”, que bastante duro es el comienzo y el aclimatarse a la nueva situación…

    Justo en otro post sobre lactancia materna prolongada, dejaba este comentario (Sólo copio parte, porque era muy extenso):

    “Ho he decidido hacer lo que me de la gana en todos los sentidos. Es mi hijo. Mi teta. Mi no teta. Mi cama. Mi no cama. Mi espalda. Mis biceps. Y punto. De 6 meses o 3 años. YO decido. Y no acepto, o las escucharé pero pasaré olímpicamente, crítica alguna. Ni en un sentido ni en otro.”

    Y para no decir nada más, al final me he enrrollado bastante ¿No? Jajajajajajaja ;)

    • matronaonline says:

      jajajaja se agradece que te enrolles! poco más que añadir, que cada cual mire por sí mismo y sea más respetuoso con los demás, no creo que sea tan difícil! ¿lograremos conseguirlo algún día?

      • El rincón de Mixka says:

        Yo creo que la clave está empezar por uno mismo. ¿Te acuerdas del post de la lupa? Pues iba por poco por ahí… Sigue tus instintos. No hagas caso a pies juntillas de lo que otros dan por válido y da por válido lo que tú sientes. En todos los aspectos de tu vida. En este más. Yo creo que eso es fundamental para que las cosas cambien.

        • matronaonline says:

          Así es, siguiendo los instintos, pocas veces te equivocarás. Cuando te informas a fondo y tomas decisiones acordes con tu forma de ser y tu modo de vida, desarrollas un punto de vista crítico que, en el caso de que cometas errores, te será muy útil para aprender de ellos. Cuando una persona sólo se guía por consejos ajenos, no desarrollará esta habilidad nunca ;)

  9. Rural Baby Project says:

    Ay! Qué razón tienes!! Yo ya empecé con las desilusiones desde la semana 10… yo que pensaba que te quedabas embarazada y estabas guapísima con tu barriguita… y va y me sale sólo un feo michelín! Menos mal que ahora ya va tomando forma… y a veces hasta la hincho para que se vea más “durita” ;)

No te vayas sin comentar :)