Lectura recomendada: Mamá come sano, de Julio Basulto

El tema de la alimentación en el embarazo es uno de los que mayores dudas genera en las mujeres. En casi todas las consultas se habla de incógnitas sobre qué alimentos se pueden o no se pueden comer, cuáles son más aconsejables, cuáles menos saludables, cómo evitar el temido aumento excesivo de peso, qué picotear entre horas si el hambre aparece… He leído mucho sobre la alimentación saludable y en el embarazo no dista mucho de la alimentación saludable fuera de él. Hoy os cuento que acabo de leer el que para mí es el mejor libro que hay sobre este tema (no, no es un post patrocinado, realmente me ha parecido fantástico y ahora os cuento por qué). Es Mamá come sano, de Julio Basulto, con epílogo de Eva Hache y prólogo del archiconocido pediatra Carlos González.

Lo mejor es…

Hay dos cosas en concreto que destacaría muy positivamente en el libro. Una es que (a pesar de quienes precisamente vayan buscando eso) no aporta modelos de menús semanales para comer sano, no da ejemplos de “cocínate esto de tal forma y acompáñalo de tal manera, ¡no olvides pesar los alimentos!”. ¿Os suena eso de “no me des peces, enséñame a pescar“? pues es la filosofía del libro, aporta los conocimientos necesarios para que cada una pueda diseñarse sus propios menús sabiendo el por qué de cada plato. Da herramientas, huyendo de normas rígidas que es imposible seguir, por lo que el protagonismo y la toma de decisiones recae sobre la mujer, no sobre lo pautado en un libro. Es decir, no vais a encontrar pasos marcados sobre qué haceros de primero, de segundo y de postre hablando de los alimentos en gramos.

El otro aspecto positivo es el que marca la diferencia entre un libro escrito por un profesional y un libro escrito por un charlatán oportunista (en nutrición hay demasiados): las constantes referencias a bibliografía científica, estudios y recomendaciones de organismos internacionales que hay en el libro. No hay página sin referencia bibliográfica a todo lo que va contando Basulto. Consejo: este libro hay que leerlo con un ordenador o móvil con internet cerca… o marcarlo con lápiz y papelitos y terminar dejándolo como un árbol de navidad para ampliar la información más tarde con tranquilidad en casa (como he hecho yo, no quiero perderme nada de nada y se habla de estudios realmente interesantes).

Hay una frase que he remarcado, al inicio del capítulo 5, sobre problemas relacionados con la nutrición de las embarazadas, donde se comienza hablando de las plantas medicinales: “Nueve meses dan para muchas dudas, muchos mitos y muchos timos, sobre todo cuando existen problemas como algunos que detallo en este capítulo” y es que esto aparece en múltiples facetas de la maternidad, no sólo en temas nutricionales. Creo que leyendo el libro una se da cuenta de que no sólo necesita terapias, suplementos, dietas, etcétera, que demuestren ser inocuas, sino que también sean eficaces. Casualmente (¿casualmente o negocio redondo?) se os crea un miedo, una falsa necesidad a determinados productos que sí demuestran ser inocuos (aunque no siempre), pero que resulta que legalmente no tienen por qué demostrar ser eficaces. Leed el libro y descubriréis que probablemente hayáis gastado dinero en más de uno de esos productos, confiando en su eficacia (y no, no sólo se critican productos naturales, también otros conocidos y vendidos en farmacias sin ninguna eficacia demostrada).

Os sorprenderá lo arraigada que tenemos en la sociedad más de una idea y más de un hábito. Vitaminas, ¿cuantas más mejor?, una copita de vino ya al final del embarazo, ¿es perjudicial?, ¿es peor el estrés de dejar de fumar que fumarse 2 cigarrillos al día?, ¿qué tiene más azúcar y grasa total, un croasán o una galleta integral? (spoiler: ¡una galleeeeeta integral! muerrrta me quedé), ¿deberíamos tomar menos carbohidratos?, si cogemos demasiado peso el primer trimestre, ¿qué dieta habría que seguir?, ¿se puede comer el jamón si se congela?, ¿qué corto primero en la tabla de la cocina, el pollo crudo o los tomates para ensalada?

Sin título

¿Para quién es este libro?

  • Necesitarás leerlo si buscas embarazo, pues resolverás tus dudas acerca de qué alimentación y qué hábitos harán que tu fertilidad no se vea mermada. También te servirá de filtro para que no te vendan todos los productos comercializados que hay que prometen resultados milagrosos y se basan en… ningún estudio científico.
  • Para quienes esperéis un bebé, porque la evidencia científica que relaciona la nutrición con las principales molestias en el embarazo, la diabetes gestacional, los alimentos de riesgo real en la gestación, la prevención de situaciones indeseables… es aplastantemente demoledora e irrefutable.
  • Para quienes tienen un bebé lactante o siguen una dieta vegetariana.
  • Para quienes quieren ser un espejo para sus hijos en hábitos saludables.

En conclusión…

Mi conclusión final es que lo volveré a leer, probablemente más de una vez. Me ha tocado la fibra Julio Basulto al incluir la ciencia en su libro, al final aparece un listado con toda la (extensísima) bibliografía, pero me ha gustado mucho haberla ido encontrando sobre la lectura del libro, con enlaces para consultarla rápida y fácilmente. Me ha encantado su manera de desmontar mitos, de acercar la metodología científica, que viste de “eficaz” hoy en día cualquier producto, y que en muchas ocasiones de científica tiene poco y de marketing mucho (brillantemente explicado con un gráfico que relaciona el número de personas ahogadas en una piscina a lo largo de los años con en número de películas protagonizadas por Nicolas Cage… ¡brillante, brillante!). Y por más que remarque este carácter científico, lo fantástico es que es un libro de lectura sencilla para cualquier persona, sin adentrarse en tecnicismos y lenguaje indescifrable.

Y lo peor…

Como nota negativa, negativísima muy a mi pesar, una reflexión: no quiero repetirme, pero la maternidad es un negocio para determinados sectores. Soy consciente de que la alimentación determina nuestra salud (son escalofriantes los datos concretos que Basulto aporta respecto al desarrollo de cáncer y de diabetes, no la gestacional, no, la crónica, la que te acompaña ya de por vida). Comemos mal, muy mal. Y por algún extraño motivo mucha gente cree que los dietistas-nutricionistas son esos que te hacen las dietas para adelgazar en la operación bikini… dejemos la estética ahora a un lado, hablamos de salud, son profesionales sanitarios. No sé en qué punto se ha generalizado tantísimo determinado tipo de prácticas no avaladas por la evidencia científica y se ha dejado de lado la nutrición.

Pongo un ejemplo: las ecografías 4D. Típico regalo que hacer hoy en día a una embarazada, no hay más que entrar en una de estas páginas de ofertas de todo para encontrar más y más ecografías 4D por precios de lo más competitivo. En pocos años se han publicitado tantísimo que hay quien no concibe su embarazo sin una o 2 ecografías de este tipo (ha llegado a tal punto, que en Francia la asociación de ginecología se ha manifestado en su contra, dado que no hay suficiente evidencia que las pueda catalogar como inocuas). Asociaciones de dietistas-nutricionistas, colegio profesional… ¿dónde estáis? ¿por qué no se me hace raro que una embarazada me cuente que se ha hecho 3 ecografías 4D o que sigue su embarazo por la pública y la privada, duplicando pruebas de forma innecesaria… pero me sorprendería (¡mucho!) encontrarme a una que dijera “en cuanto supe de mi embarazo, pedí cita a un dietista-nutricionista para corregir mis hábitos dietéticos y resolver dudas sobre nutrición”? He puesto el ejemplo de las ecos por poner, podría poner otro, el caso es que los dietistas-nutricionistas tenéis muy poca presencia en una etapa que considero importantísima.

No lo cubre la Seguridad Social ni ningún seguro médico ofrece esa cita por protocolo en el seguimiento del embarazo, pero… en mi opinión es una cita absolutamente necesaria en la gestación. Así que ¡un poco más de visibilidad a esta figura tan relevante!, en su mano puede estar prevenir que tú, tu pareja o tu hijo en un futuro desarrolléis una grave enfermedad, ahí es nada. Una buenísima inversión en tu embarazo: deja que un dietista-nutricionista te enseñe a comer mejor.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

18 comments

  1. La Hobbita says:

    Me gusta el tema. Habrá que buscar alguna biblioteca de los Madriles que tenga un ejemplar porque la verdad es que tengo dudas (desde lo de congelar el jamón hasta comer sushi. No sushi de restaurante, que no me atrevo, si no casero, habiendo seguido todas las normas reglamentarias antianisakis, ese satánico ninja venido del mar).

    Por lo demás, yo siempre me he alimentado bien, bastante sano y correcto pero a mi también me indigna ver como la gente solo piensa en el nutricionista como ‘ese que me va a volver una jamona para el verano a base de 4 zumos con polvos’. Me enerva porque es jugar con la salud de las personas, con la salud propia! Me cabrea ver a una buena amiga obsesionada con adelgazar cuando está rozando la caquecxia… Otra diciendo que era una mala vegetariana mientras roía un buen trozo de pollo rebozado del KFC y que cada cierto tiempo (generalmente aprovechando el verano) se pone a ‘dieta de comer sano’ y… oh milagro! Adelgaza!

    Y ya con el embarazo… todas las revistas alabando a las famosas que salen de la clínica como antes de parir a sus retoños! Señores! Es que ha parido un retoño! Lo normal sería que saliera con su barriguita, sus estrías, sus ojeras y su cansancio acumulado! Y una sonrisota de oreja a oreja, pese a todo porque estará radiante.

    Ea. Voy a buscar el libro para resolver las dudas, jiji.

    Un saludo,

    • Matronaonline says:

      Mmmm anoche cené sushi! Jeje
      Tras leer el libro he aumentado las raciones semanales de verduras, frutas y legumbres en casa y he dejado de lado el exceso de proteínas. No comía mal, mal, pero… se podía mejorar mucho!
      Me da mucha rabia que encasillen a la figura del nutricionista en esos establecimientos de los que hablas. La nutrición adecuada es un potente preventivo frente a las peores enfermedades (cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares) que más muertes causan en el mundo. Lo que ocurre es que es mucho más fácil llegar a la gente con el tema del físico que con el tema de la salud. Cualquiera quiere estar divina… pero de la salud solemos acordarnos sólo cuando falta. Lo de la prevención… como que no.
      Y me apena de verdad que se publiciten tantísimo productos totalmente innecesarios como si fueran imprescindibles y a nadie se le ocurra pensar “ese dinero voy a invertirlo mejor en un nutricionista, por la salud de toda mi familia”

  2. Merimeri says:

    Me parece un libro muy recomendable que creo que voy a buscar porque no sé si como bien o qué… Antes de quedarme embarazada no comía apenas carne y ahora la estoy introduciendo un poco (una vez por semana algun filete y algo de jamon de york) pero no sé si como bien y creo que me ayudaría. Me gusta comer bien porque me hace sentirme bien conmigo misma, odio acabar de comer y sentirme hinchada o irme a la cama con el estomago pesado, como odio esas consecuencias me ayuda a no hincharme en las comidas, pero aun asi muchas veces me gustaría tener como una guía sobre que es bueno o no comer.

    Lo de la galleta integral me dejas muerta! jaja, ya sabía yo que tienen muchas calorias pero tantas?¿?

    • Matronaonline says:

      El croasán se ha hecho famoso en mi grupo de amigas jajaja nos ha impactado mucho a todas!! Pues el libro me costó 9€ y pico… y de verdad que merece la pena tenerlo, todo fenomenal explicado y argumentado!

  3. missbigdreamer says:

    Tendré que leerlo al final! A ver si lo estoy haciendo bien o no… eliminé la cafeína y no he arriesgado con nada. La verdad que somos de comer bastante sano, aunque a días el cuerpo me pide guarradas para comer. Sólo llevo 1kg ganado y estoy de 11 semanas… a ver cómo sigo de aquí en adelante. Lo más importante es lo qie dices, ganar en salud y prevenir. El azúcar es malísimo y está en casi todos los productos elaborados… cambié los cereales por la avena porque es alucinante! Gracias por la recomendación.

    • Matronaonline says:

      Los cereales son de los alimentos con más azúcar añadido que hay! Es un libro que enseña hábitos saludables que son válidos para cualquier etapa,no sólo para la gestación. Y es sorprendente ver el impacto real que la alimentación tiene sobre el mantenimiento de la salud y su relación con algunas enfermedades graves. Una buenísima inversión ;)

  4. ¡Y yo con estas barbas! says:

    Ya tenía pensado leerlo, desde que lo sacó… pero ahora estoy más decidido que nunca. Hace poco tiempo que conozco a este hombre, pero me encanta lo que dice… y cómo lo dice. Un “must” en la estantería de casa… ¡Y para darle un uso, no para criar polvo!

    • Matronaonline says:

      El cómo lo dice marca la diferencia. A mí me ha ganado por ahí. No es palabrería de “esto es así porque lo digo yo, que soy el que sabe”, todos los temas que toca están tan respaldados por la evidencia que da gusto!!

  5. Un Papá en Prácticas says:

    Julio Basulto es un crack. He tenido la oportunidad de conocerlo en persona y es un tipo genial. Y lo bien que están documentados sus libros y publicaciones merece capítulo aparte. ¡Gran recomendación! En casa lo tenemos, por supuesto ;-)

  6. Sra. X says:

    Me lo apunto! Estamos en plena búsqueda y creo que me va a venir muy bien para el proceso, para el embarazo (algún día…) y para la vida diaria en general. Una buena lectura de verano :)

    • Mama de tres says:

      Que me corrijan si me equivoco, pero me han comentado que de entre las cosas que ayudan a quedarse embarazada están: Maca y onagra en cápsulas

      • Matronaonline says:

        Se habla muchísimo de la maca andina y el aceite de onagra. Peeero… yo estoy deseando leer algo “serio” y fiable, porque toda la información que hay es la que se mueve por foros de internet del tipo “pues yo lo he tomado y me ha ido bien” (que de científico tiene poco) o son estudios realizados por comerciantes de estos productos en los que claramente hay un conflicto de intereses… Yo no me fiaría de la maca ni de la onagra, si se lleva 1 año de búsqueda sin éxito lo mejor es ir directamente al especialista ;)

  7. Mama de tres says:

    Vaya es muy importante esto. Yo intento comer bien siempre como si estubiera embarazada toda la vida jejeje pero es verdad que de embarazada por ejemplo casi elimino el consumo de bebidas gaseosas (no del todoporque me gusta beberlas de vez en cuando y me cuesta no beberlas nunca).

    Hace unos dias te mande un mail no sé si lo leiste era acerca de la alopecia y el embarazo, teniendo en cuenta que en el embarazo no se puede tomar ni hechar nada para evitar alopecia, no sé si habrían alimentos recomendados.

    • Matronaonline says:

      Ey! no lo ví, a ver si mañana me pongo con todos los emails, que la bandeja de entrada debe de estar a puntito de explotar. Venden muchos complejos polivitamínicos para la caída de pelo en estas situaciones, sobre todo en el postparto, que es cuando más se acentúa. El problema es que nos olvidamos que esa alopecia es más una cuestión hormonal que una carencia vitamínica… es decir, las hormonas no son algo “mágico” que hagan más efecto cuantas más se tomen. Hay que ingerir una cantidad determinada de ellas, si tomamos menos nos producirán daños, si tomamos más, también.
      La falta de vitaminas se relaciona con la caída del pelo, pero cuando ese pelo se cae por otro motivo, de nada sirve hincharse a vitaminas, porque esa no es la causa. Recuerda que se absorben mucho mejor las vitaminas de los alimentos que las de los complejos vitamínicos, una dieta equilibrada es indispensable y prevenir la caída de pelo en el embarazo y puerperio… difícil tarea. El tiempo va regulando las hormonas y la caída disminuye.

  8. Inés, Inesita, Inés says:

    Hola! Creo que voy a sucumbir también y me lo voy a comprar ;-) Estoy embarazada de 12 semanas y hoy me han entrado muchas ganas de comer guisantes con jamon. Mi matrona me dijo que si era muy de vez en cuando y un jamón muy curado no había problema pero me gustaría saber tu opinión. Supongo que el hecho de que el jamón vaya cocinado junto con los guisantes y la cebollita también reduce riesgo no? Ayyyyyy…cuántas dudas.

    Un millón de gracias!

    • Matronaonline says:

      Mmm qué ricos!!! El jamón bueno es seguro porque el largo y adecuado proceso de curación por el que pasa, elimina el toxoplasma. Cocinado, da igual que sea buen o mal jamón (hombre, si es bueno, más rico jeje)

No te vayas sin comentar :)