Higiene bucodental en el embarazo

La salud bucodental es importante para todas las personas, pero ¿sabíais que en la vida mujer hay problemas específicos en cada etapa vital? la gingivitis está relacionada con las hormonas y en las encías influyen desde la menstruación hasta el uso de anticonceptivos hormonales.
En el embarazo es cuando se producen más cambios. Hay que visitar siempre al dentista al quedarse embarazada, para que detecte y trate cualquier problema que pudiera haber.

gingivitis-durante-el-embarazo
Es frecuente que durante el embarazo las encías estén más inflamadas, enrojecidas y a veces sangren al comer o, sobre todo, con el cepillado de los dientes (gingivitis).
Las hormonas producen una mayor vascularización de las encías. De ahí el enrojecimiento y la inflamación. Además hay una hormona llamada relaxina que relaja las articulaciones. Esto es muy beneficioso para la pelvis en el parto, pero también puede afectar a las piezas dentales. Así, los dientes se mueven, de manera imperceptible para la embarazada, dejando un hueco entre el diente y la encía donde se acumula comida y bacterias que produzcan una infección.

saluddental
Si una gingivitis no se trata, se desarrolla la enfermedad periodontal, que puede producir la pérdida de alguna pieza dental. Y este no es el único riesgo, sino que se ha observado que en una embarazada con enfermedad periodontal el riesgo de parto prematuro es hasta más de 5 veces superior que en otra con una boca sana. Esto ocurre porque la infección de la encía hace que se liberen sustancias oxitócicas que estimulan las contracciones. También parece que se demuestra la relación de la periodontitis con el tiempo que cuesta lograr el embarazo y con el control de la diabetes que se produce en la gestación (diabetes gestacional).

Durante la menopausia se producen cambios hormonales, por lo que también es un periodo crítico para la salud bucodental.
gingivitis-durante-el-embarazo1
La higiene es esencial, hay que lavarse los dientes siempre tras las comidas. A la embarazada se le insiste en la importancia de hacer 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Esto significa que hay que lavarse los dientes 5 veces al día, no únicamente tras las 3 comidas principales. La técnica del cepillado no siempre se realiza correctamente. Si tenéis alguna duda sobre si lo estáis haciendo bien, no dudéis en acudir al dentista para consultar. Aprovechad para haceros una limpieza que elimine la placa. La higiene del cepillado puede completarse con el uso de seda dental (que no debe hacer sangrar las encías si están sanas) y de algún colutorio.

Tus dudas resueltas, en matronaonline