Hablemos de sexo

 Tengo pendientes algunos post sobre sexualidad, pero creo que es mejor empezar desde el principio, aclarando algunos términos para que después se entiendan mejor algunas de las cosas que os voy a contar. Cuando hablo de “sexualidad” no estoy hablando de penetraciones vaginales. Reducir la sexualidad a eso sería explicarla de una manera muy pobre. La sexualidad tiene numerosas prácticas, no sólo esa, pero no todo son prácticas, actos, también hay sentimientos, emociones y sensaciones y no me refiero al amor. El deseo, la vivencia, las fantasías… todo eso es sexualidad. Es como el equivalente a la personalidad, para que me entendáis, la personalidad define a uno mismo y la sexualidad lo define en función de su relación con los otros.

 Recuerdo cuando empecé a formarme como sexóloga, tuvimos una clase en la que debíamos decir sí o no a diferentes frases. La pregunta era ¿es esto algo sexual? y hubo en concreto una frase que, tras alguna que otra broma, quedó como que no, no era sexual: “poder conducir”. Una vez aclarado por todos que eso no tenía nada que ver con el sexo, vino la siguiente pregunta: “¿en todos los países conducir o no es independiente del sexo?” aaaah amiga… va a ser que en algunos países, las mujeres tienen prohibido conducir, por el hecho de ser mujeres. Entonces tiene que ver con los sexos… es sexual. Es cultural, sí, pero la cultura gira en torno a dos sexos, con diferentes roles. Esto es así, con más o menos matices, en todas las culturas.

3849270266_c733ea936a

 Entender que la sexualidad abarca muchiiisimas cosas más que el simple acto físico de la penetración es importantísimo. Tanto para poder apreciar y enriquecer las relaciones con multitud de elementos externos a esa práctica, como para entender que a veces cosas aparentemente ajenas a la vida sexual afectan profundamente a esta.

 Hay otras dos aclaraciones que quiero hacer, una es que huyo de cualquier artículo que se titule “cómo agradar a un hombre” o “vuelve loca a tu mujer” o “lo que más les gusta a los chicos en la cama”, porque me parece sexista a rabiar. Perdonadme que os diga, pero a mí nadie tiene por qué meterme en el saco de “lo que les gusta a las mujeres”, a ver si para todo vamos a tener gustos diferentes, pero en la sexualidad vamos a tener que ser iguales sí o sí.

 Vuelvo al segundo párrafo, sexualidad y personalidad van de la mano, si cada uno tiene su personalidad, también vivirá su sexualidad de manera única e irrepetible, no hay 2 hombres ni 2 mujeres que sientan y deseen exactamente igual. De esta manera, cada vez que trate algún tema de sexualidad en un post, no esperéis encontrar una fórmula mágica para mejorar vuestra vida de pareja, porque estas cosas deben ser 100% individualizadas y personalizadas, pero es muy importante aclarar términos y comprender situaciones en la que la vivencia habitual de la sexualidad se tambalea, como pueden ser el postparto o los tratamientos de fertilidad.

3628660193_a6db7537b5

 La última aclaración es del término genitales. Ni zona íntima, ni ahí abajo, ni mis partes, ni muchísimo menos, sexo. Ya si reducimos sexualidad a penetración y sexo a genitales, apaga y vámonos. Los genitales se llaman genitales. En casa, como si queréis llamarlos Juanito Banana y Muffin del Amor (hoy estoy creativa oye), pero se llaman genitales. Cuántas mujeres dicen en la consulta o en urgencias que les pica “el chisme” o que sienten pinchazos en la “chocheta”… ¿Por qué si les duele el pie dicen que les duele el pie? nos creamos unos pudores absurdos que no hacen más que ponernos límites hasta para expresar nuestras necesidades al personal sanitario. Se me pone la piel de gallina con cada artículo titulado “conoce tu sexo” o “descubre tu sexo” que encuentro sobre la vulva. Poco vas a conocer o descubrir si ni si quiera se atreven a llamarla por su nombre…

 Insisto mucho en esto porque toda la vida hemos oído eso de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Ha quedado claro que la sexualidad no es sólo contacto de los genitales. Todos hemos presenciado escenas de películas (o protagonizado) de alto contenido sexual sin que haya habido de por medio contacto alguno entre genitales (aquí tenéis un bonito ejemplo de una), ¿podemos contagiarnos así de gonorrea? cuando hablo de desconocimiento y desinformación en educación sexual, hablo de estas cosas. Por eso es mucho más apropiado hablar de infecciones de transmisión genital (ITS), de la misma forma que un melanoma es un cáncer de piel y no un cáncer de veraneo, la gonorrea es una ITS, no una enfermedad sexual.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

50 comments

  1. mamitanita says:

    Mucho mejor las cosas por su nombre. Cuando mi hermana y yo heramos pequeñas mi madre llamaba a nuestros genitales “el chirifuski”. Nos partíamos de risa xq ella siempre nos dijo como se llamaba todo con su nombre , solo q como era nuestro le decíamos así con cariño. Le tengo q dar las gracias a mi madre de q siempre nos hablara de sexualidad de forma normal, como es. Y si, en mi casa se dice follar jaja de toda la vida! Xq mi madre nos explico bien q eso era una cosa y hacer el amor era otra. Hasta ahí llegamos!

    • Matronaonline says:

      Jajajaja eso es bonito, usar nombres cariñosos, para cualquier parte del cuerpo. Eso no está reñido con educar en términos correctos, en respeto al otro género, en entender las relaciones…

  2. Diario de una madre ingeniera says:

    El otro día, precisamente, le estaba comentando a mi marido la marea de psicosíntomas y le dije tal cual “si, noto unos pinchazos en mi vagina profunda…quizás el útero, no sé” jajaja! claro, el otro se quedo del palo… “ehhhm, en tol coño, vamos!” xD

    No debería haber tanto tiquismiquismo con la palabra genital, vulva, vagina, labios, etc,. pero la hay. Y en función de las personas con las que esté, yo también cambio mi vocabulario, no te voy a engañar.

    • Matronaonline says:

      jajajajajajajaja me ha sonado a Carmen de Mairena total! jajajajajaja

      Es lo que le decía a Mamitanita, no está reñido usar términos cariñosos o diferentes con saber el nombre correcto de las cosas ;)

    • Matronaonline says:

      Hay mucho misterio en cosas que son tan sencillas… cuando esto está claro en los adultos, la educación en los niños es lo natural que es, sin más. La educación sexual hace muchísima falta y demasiada gente reniega de ella. Es tan importante enseñar valores y respeto entre género, comprender y respetar las diferencias de cada uno… la educación sexual no son preservativos y tampones, es todo lo demás.

  3. Ensancha los pulmones says:

    Jajaja Pues si que estás creativa con los apodos.

    Tienes muchas razón. Hay que llamar a las cosas por su nombre. Yo voy a mi médico y le digo que tengo picores en la vagina que lo más seguro es que me volviera a pillar una candidiasis y el hombre sin ningún problema me echa un vistazo. Si a veces es más fácil de lo que parece.

    • Matronaonline says:

      Os veo a todas pensando apodos hoy!!

      El médico desde luego no se va a escandalizar por escuchar esa palabra y no debe dar pudor, igual que no nos da pudor hablarle de baguettes al panadero (o de muffins al repostero! juas!!)

  4. Reloj de madre says:

    No me puedo creer que alguien le hable así a un médico, no quiero saber que le dirán si tienen que hablar de hemorroides. Creo que con cuanta más claridad se le hable al médico mejor, ya es bastante difícil a veces explicar un dolor como para no atreverte a decir en donde.

    ME ha gustado lo de Muffin del Amor jejejeje En casa cada uno que le llame como quiera.

    • Matronaonline says:

      Pues fíjate que creo que jamás me han dicho ninguna palabra rara para referirse a las hemorroides… y en el embarazo salen unas cuantas a algunas mujeres!

      Jajaja soy única poniendo apodos!

  5. másqueelprimerdía says:

    Oishh el muffin del amor! Eso sólo podía salir de tu boca jaja qué grande eres!
    Claro que sí! Las cositas claras y el chocolate espeso, porque si no…

    un besito!

    pd: a eltallerdesil y a mi nos ha surgido una duda en mi blog, sobre las alternativas naturales a los medicamentos tradicionales para tratar los dolores menstruales (por si no tienes cosas que hacer y eso….) ;D

    • Matronaonline says:

      Jajajajaja sabía que quienes me conocéis os ibais a reír con lo de muffin del amor XD

      Uuuuuh… tengo un gran remedio natural para eso que además sirve para muchas cosas más!!! tengo el post escrito, pero no saco tiempo para publicarlo! no es específico sobre los dolores menstruales, pero sirve para ello!

    • Matronaonline says:

      Es que tenía intención de hacer una serie sobre ITS y claro… si no las llamo ETS, que es como estamos habituados a encontrarlo, choca.
      Igual ocurre con la sexualidad, si hablo de sexualidad en el postparto no es penetración en el postparto, es muchísimo más que eso ;)

  6. planeandoserpadres says:

    ¡Jajaja! A mí me daría más vergüenza llamarle chocheta a esto delante del médico que decir genitales ¡dónde va a parar! Lo de que sexo es sinónimo de penetración lo tenemos muy arraigado ¡a ver cómo nos quitamos la mala costumbre!

  7. Una mamá muy feliz says:

    No me digas que llega gente a consulta llamándole chisme o chocheta!!!??? jajajajaj, bueno está que se lo digan cariñosamente…yo le digo pepe, pero se que no es su nombre…

    Nosotros no hemos dejado de disfrutar de nuestra sexualidad, a pesar de que muchos meses no ha habido ni penetración ni estimulación del clítoris…y tan felices!!!

    Me gusta esto de empezar aclarando conceptos…

    • Matronaonline says:

      Si hija siiii!!! es muy asombroso, pero esas mujeres, haberlas, haylas! jaja

      Ahí está el quid de la cuestión, hay que entender que la sexualidad también es todo eso, “además de” ;)

  8. creciendoconmicachorro says:

    Muy interesante queremos más!! Jeje me ha encantado lo de muffing me lo apunto jeje no en serio lo de llamar a las cosas por su nombre es lo principal sino de qué hablamos? Pero debería enseñarse desde pequeños que hay mucha costumbre de enseñar al los niños a llamarles de otra manera y no me parece muy correcto. Un abrazo

    • Matronaonline says:

      jajaja según escribí lo del muffin me partí de risa yo sola en mi casa XD

      No pasa nada por usar nombres más cariñosos con los niños para algunas partes del cuerpo, pero ellos desde pequeños entienden que nadie curiosamente llama a los genitales por su nombre y que los adultos se ponen nerviosos al hablar de ellos. Hay que enseñarles que forman parte de la intimidad, pero que no son palabras prohibidas ni feas, ni mucho menos tabú. Cómo entonces va a tener confianza el día de mañana para consultar sus dudas? si desde pequeños les ponemos trabas para expresar las cosas como son, no podemos esperar que en un futuro actúen de forma diferente.

  9. diasde48horas says:

    Bueno, me dejas de piedra. Que cada uno en su casa le llame como quiera a sus genitales, perfecto, pero que en la consulta del médico se digan cosas como “el chisme” me mata. A mí se me caería la cara de vergüenza de decirle a mi médico que me pica la “chocheta”… las cosas por su nombre, hombre. Vagina, vulva, pene… ¿no son tan difíciles de pronunciar, no?

    • Matronaonline says:

      Jajajaja recuerdo una mujer de 40 y pico que vino con su pareja, embarazada, y no paraba de decir “es que me dan pinchazos… en…” y yo “en la tripa?” y ella “no, pinchazos en…” y yo “en los riñones?” y ella “no, no, pinchazos en mi chisme, ahí abajo”.
      Eran una pareja que venían súper bien vestidos (que no tiene naaaada que ver, pero una se forma a veces su imagen prejuiciosa…), de pinta culta… y zassss!!! XD le dije “la vagina?” y parecía que le daba calambre oír la palabra, pero evidentemente yo como matrona no voy a llamarle chisme, acabáramos!!!

  10. Mama Blogger says:

    Jajajajajaja, es que cada uno le llama a sus genitales como quiere, en eso no nos podemos meter, jejeje!! Pero estoy contigo, las cosas por su nombre!!!
    Muy bueno el post, me ha encantado, jeje!!

    • Matronaonline says:

      Me alegro de que te haya gustado! desde luego que ahí cada uno hace lo que quiere, además es divertido! pero hay que saber diferenciar lo divertido de lo serio, más que nada por hacer desaparecer los pudores. Quien no quiera llamar a las cosas por su nombre, al menos que no sea porque sea tabú ;)

  11. Lectora, profe y mamá says:

    Es que en esta vida no lo es todo conseguir que Juanito Banano se vaya de crucero con en Muffin del amor, jajajaja… La gente es la leche, de verdad. Cuando hacemos complicadas las cosas simples es cuando surgen los problemas.

    • Matronaonline says:

      Aunque no se llamen por su nombre… hay que saber qué es cada cosa. Tener conceptos claros es importante por ejemplo cuando se habla de higiene, hay que saber que un jabón “íntimo” o para genitales, es sólo válido para genitales externos o vulva, no para vagina. Aunque a nosotras nos parezca obvio, crea mucha confusión.

  12. yademasmama says:

    jjajaja, ¿así que hay gente que va al médico diciendo que le duele la chocheta? Ay qué bueno. Quizá haya más reparos en llamar a las cosas por su nombre en el caso de las chicas, porque a los niños se les enseña muy rápido que lo que les cuelga es la cola, pito o pene y los huevos. Pero a las niñas les ponemos nombres tontos, toda la razón.
    Por cierto que coincido en que son super sexistas esos titulares que dicen cinco formas de volverte loca con el sexo, y chorradas así. ¡Un beso!

    • Matronaonline says:

      Jajaja sí hija sí, dicen cada cosa…

      Yo cuando veo esos titulares alucino, son sexistas y engañosos al máximo, los escriben como si estuvieran descubriendo América, si para todo tenemos gustos diferentes, por qué iba a ser igual para todos en materia sexual?

    • Matronaonline says:

      Tú estarás harta de verlo en revistas, conversaciones, televisión… igual que yo! encima de que en este país prácticamente no existe la educación sexual, lo poco que hay se distorsiona… para qué queremos más!

  13. Mukali says:

    La sexualidad empieza con el lenguaje y la identificación de genero desde bien pequeñitos, no es solo genitales y penetración. Por eso si empiezas con los tabues desde los 3 años, luego de mayores no es extraño que se llegue al medico y se acabe diciendo que te pica “ahi abajo”…. ¿ahí abajo? donde? en la planta del pie? jajaja.
    Si aprendemos a ver la sexualidad en su sentido más amplio, que no es solo el toqueteo, el orgasmo como unico fin o el aqui te pillo aqui te mato…. disfrutaremos más del sexo y de nuestra condición sexual, seamos hombres o mujeres.

    Por cierto, genial el post!.

    • Matronaonline says:

      Muchas gracias! me alegro de que te guste! tener las cosas claras y no considerar la sexualidad como algo malo, sucio o negativo es lo principal para poder disfrutar en un futuro y buscar soluciones cuando las cosas se tuercen ;)

    • Matronaonline says:

      Muchas gracias!! me alegro un montón de que te haya resultado interesante. Constantemente hago alusión a la falta de educación sexual que hay en este país, la gente se piensa que educación sexual es sinónimo de anticonceptivos y tampones, pero es mucho más amplio y, desgraciadamente, falla lo básico. Cuando mujeres adultas no se atreven a llamar a su vulva, vulva, en la consulta de un ginecólogo, es que algo está fallando. Tal vez queremos abarcar muchos objetivos dejando de lado los pilares y las bases de lo que es la sexualidad ;)

  14. Punts Vius says:

    A mí me gusta llamar cada cosa por su nombre, otra cosa es que no sepas identificar bien donde tienes el dolor, como cuando empecé con calambres en la zona del coxis, donde te sientas. ¿Es el periné? ¿Es el hueso? ¿Es un dolo reflejo del útero? Al menos si le dices al médico que te duele donde te sientas, es más claro que decirle que te duele ahí abajo… es para que te pregunte ¿dónde de abajo? porque puede ser el pie o puede ser el vecino de abajo… jajaja
    Coincido con los otros comentarios, que una cosa es que en casa le pongas un nombre cariñoso, pero hay que saber el verdadero y tragarse el pudor cuando hablas con un médico.

    • Matronaonline says:

      Jajajajajaja o… te duele la silla???
      Uno no tiene que saber anatomía a niveles altísimos, pero es importante tratar las cosas tal como son, partes del cuerpo, síntomas, sensaciones… cuando el pudor nos domina, no podemos expresar al 100% lo que queremos o necesitamos y muchas veces en las consultas hay que hablar de detalles que incomodan muchísimo. Es totalmente cultural que nos incomode hablar de picor vaginal y no de garganta!

No te vayas sin comentar :)