¿Empiezan las contracciones?, ¡Pues baila y haz el amor!

Es el final del embarazo, empiezan las contracciones, ¿qué podemos hacer en casa? Antes de que sean más molestas, ¡aprovecha! ¡Baila y haz el amor!

¿Lo ves una locura? Vamos por partes: En el parto son muy importantes las prostaglandinas y la oxitocina. A muchas os sonará a “medicamento” que ponen en el hospital, pero no (bueno sí, pero no sólo es eso). Nuestro cuerpo genera de forma natural las prostaglandinas y la oxitocina. Cada una tiene su función, las prostaglandinas son necesarias para la dilatación del cuello del útero y para que este se vaya ablandando. La oxitocina es la responsable de las contracciones. Hasta aquí queda clara la importancia de ambas sustancias, ¿no?

oxitocina_previo-619x346
Y ¿cómo lograr que aumenten de forma natural cuando estamos en casa y comienzan las contracciones? pues… ¡haciendo el amor!

Cuando se hace el amor se libera oxitocina (podéis ver que en muchos sitios la llaman la “hormona del amor”, se segrega más cuando estamos con una pareja que nos gusta, cuando cogemos a nuestro bebé en brazos…). Para añadir un plus, ¡estimular los pezones! Esto de los pezones, aunque suene a broma, se hace en algunos hospitales para estimular las contracciones de manera puntual. Otro dato más, ¿sabéis para qué más sirve la oxitocina? es la responsable de que salga la leche del pecho durante la lactancia.

embarazo-sexualidad

Además el semen contiene prostaglandinas, que pueden ayudar a la preparación del cuello uterino. Hay estudios que dicen que sí, otros que no… desde luego nada se pierde intentándolo, lo que es seguro es el beneficio de la oxitocina liberada.

Algunas os preguntaréis, ¿pero se puede hacer el amor estando tan embarazada? no sólo se puede, sino que se debe. No se recomienda en casos de sangrados o rotura de la bolsa, eso es obvio. Si hay sangrado puede significar que la placenta esté desprendiéndose y hay que ir inmediatamente al hospital. Si la bolsa está rota, significa que la barrera que protege al bebé del medio externo se ha roto.

¿Y el baile? es lo mejor que puedes hacer con tu pelvis. El paso de la cabecita del bebé a través de ella es muy complejo, lo que más ayuda es el movimiento. Aquí he de decir que sirve de poco no moverse en el embarazo ni un pelo y ponerse a bailar justo cuando llega el parto… la pelvis hay que trabajarla todo el embarazo, hay que relajar los ligamentos, que sean flexibles, que la musculatura tenga fuerza… sólo así se podrá optimizar el movimiento de la pelvis durante el parto.
fit-during-pregnancy-07-pg-full
Por último, bailar y hacer el amor tienen una cosa importantísima en común: son placenteras y, por ello, liberan endorfinas. Las endorfinas son un analgésico natural. No van a eliminar de un plumazo el dolor de un parto, pero desde luego esas primeras contracciones molestas dejarán de serlo.

¡Este video es genial!

Tus dudas resueltas, en matronaonline