El plan de parto (parte 2)

Ya os comenté AQUÍ en qué consiste el plan de parto, y que puede ser escrito u oral. Vimos que las ventajas del escrito eran, sobre todo, facilitar la atención personalizada desde un principio y evitar tener que estar pensando en que no se nos olvide decir alguna cosa que deseamos.

Puede haber quien piense que no quiere la epidural, pero no se atreva a escribirlo por si en un momento dado la dilatación no está siendo lo que esperaba y no puede tolerar el dolor como tenía previsto. Nada en un plan de parto es vinculante para la mujer. Si desea pedir la epidural tras haber escrito que no la quiere, nadie va a decirle “aaaah… dijiste que no la querías, así que ajo y agua”. El plan de parto busca el respeto de las decisiones maternas y contempla que estas decisiones se puedan ir modificando a lo largo del proceso del parto. El resultado de pedir la epidural, por seguir con este ejemplo, sería el mismo para quien ha llevado un plan de parto negándose a ella que para quien llega al paritorio diciendo “yo quiero la epidural ya”.

Contrato

Como veis, no es un documento rígido e inmodificable. Estas modificaciones pueden darse también por cuestiones médicas. Os pongo otro ejemplo, si un bebé tras el parto no llora, está blandito y azulado y no responde a estímulos, aunque la mamá haya escrito o pedido que quiere que le pongan al bebé sobre ella tras su nacimiento, en este caso lo colocarían sobre una cuna térmica situada al lado de la cama de la mamá para estimularlo correctamente.

Y en el plan de parto puede haber aspectos que no se puedan garantizar de ninguna manera, por ejemplo “si tengo mucho dolor y estoy cansada, quiero que me hagan una cesárea”, porque una cesárea es una intervención quirúrgica que se hace por un motivo médico, no por cansancio. O peticiones que, por las características del hospital, sean imposibles: parto en el agua si no se dispone de bañera, epidural en hospitales en los que no haya anestesista de guardia las 24 horas, pelota de parto en hospitales que no dispongan de ella…

obstetricia-atencion-al-parto1

Algo importante a la hora de expresar las preferencias (verbalmente o mediante el plan de parto), es tener en cuenta que cada profesional trabaja de una manera que puede adaptarse más o menos a un plan de parto. Toda experiencia influye y no me refiero a que la matrona sea más o menos experta, sino a que por sus experiencias vividas, tienda más a unas opciones que a otras. Os pongo un ejemplo, pedís que no se os ponga una vía venosa si no es necesario. Tal vez esa matrona os palpe las venas y considere que puede tener dificultad a la hora de tener que coger una vía en caso de urgencia como un sangrado excesivo tras el parto, porque tenga poca confianza en su habilidad o las venas sean finas (cuando hay hemorragias, se vuelven aún más finas). Y tal vez su miedo venga de que hace unas semanas vio cómo a una mujer dejó de funcionarle la vía y en un momento de urgencia hubo muchas dificultades para coger otra nueva. Si además, comentáis que siempre que os sacan sangre os tienen que pinchar 3 o 4 veces porque cuesta encontrar la vena… El no cogeros una vía desde el inicio, dadas esas experiencias que ha vivido, pueden hacerle considerar que no va a daros una correcta asistencia.

Os he puesto un ejemplo muy básico, pero es para que comprendáis que, muchas veces, el respetar o no vuestras decisiones, depende también de quien os atienda, no respecto a que sean o no respetuosas con vosotras, sino a sus experiencias. En mi opinión, está fenomenal presentar un documento con las decisiones, pero no sólo llevar el papel, sino comentar punto con punto detenidamente con cada matrona. Imaginad el caso de la vía. Si, finalmente, se habla y se decide (siempre conjuntamente) que se va a poner una vía, vuestra satisfacción será muy diferente si os dice “No no, aquí la vía se pone por protocolo, si no la quieres, haber parido en casa” y si os dicen “veo dificultoso el ponerte una vía. Si se da una situación en la que se corra prisa, tal vez no sea capaz y nos suponga un problema”. ¿No creéis que vuestra satisfacción cambiaría? y el resultado sería el mismo, acabaríais con una vía puesta.

img_como_mantener_un_cateter_venoso_periferico_5857_orig

Por eso os animo a que vayáis más allá si presentáis un plan de parto, no os quedéis en entregar un papel y ya. Habladlo con vuestra matrona, planificad juntas toda la asistencia para conseguir la mayor satisfacción posible. Esta es una profesión preciosa y estoy convencida de que la mayoría desean que disfrutéis todo lo posible de la llegada de vuestro bebé.

 

 

17 comments

  1. Mukali says:

    Se nota que te encanta tu trabajo.
    Esta bien que expliques esos ejemplos, a veces desconocemos que puede haber causas de experiencias anteriores detrás de una decisión medica.
    Veo bien que el plan de parto sea un documento lo más flexible posible, dado el momento tan delicado que supone dar a luz una vida.

    Un abrazo.

    • matronaonline says:

      jejeje sí, se nota verdad? creo que hablando se entiende la gente, en cualquier situación, y es muy importante confiar en el personal que atienda. Sin una comunicación fluida es dífícil lograr una confianza que tranquilice, de apoyo y resuelva dudas. Hay profesionales muy cerrados y secos, pero la mayoría somos abiertos y sabemos escuchar ;)

  2. Rural Baby Project says:

    Yo tengo una duda: como vivimos en un pueblo, mi matrona está en el pueblo de al lado, pero voy a ir a parir al hospital de Huesca. No creo que la matrona sea la misma, no creo que se desplace hasta allí, no? (Se lo preguntare en la próxima visita) Entonces no sé si tendré la oportunidad de comentar el plan de parto con ella…

    • matronaonline says:

      Generalmente la matrona que trabaja en la consulta del centro de salud no hace guardias en el hospital. Y la que trabaja en hospital, no pasa consulta en el centro de salud. En algunas ciudades sí que lo hacen, pero van por planillas, es decir, si tu matrona trabajase en el hospital un día determinado, sería porque le ha tocado así, pudiendo coincidir o no con algún parto de alguna mujer a la que hubiera seguido su embarazo

  3. Ana says:

    Tengo una duda. Estoy de 34, el otro día visité a la matrona que me corresponde en mi centro de salud y le dije que estaba interesada en presentar un plan de parto con algunas preferencias (evitar episiotomía si no estrictamente necesaria, contacto piel con piel…) pero que sí quería que me pusieran epidural, pues tengo una tolerancia al dolor muy baja. Casi se me rió en la cara y me dijo que eso no era posible… Que el plan de parto era para que no se interviniera en el proceso natural y que si pedía epidural todo lo demás (oxitocina, episiotomía, etc) venia unido. Es cierto?

    • Matronaonline says:

      Por supuesto que no. En la mayoría de los partos con epidural es necesario una estimulación con oxitocina, eso es muy diferente de una oxitocina usada de manera rutinaria. La episiotomía no guarda relación alguna con el uso de la epidural (siempre y cuando se trate de un parto vaginal eutócico, es decir, sin necesidad de uso de instrumental. La epidural se asocia con mayor necesidad de espátulas y fórceps, en cuyo caso hay que hacer episiotomía). Estaré encantada de leer cualquier documentación basada en la evidencia científica que te pueda aportar donde indique que epidural y episiotomía van unidas…
      El plan de parto se basa en la Ley de Autonomía del paciente, que te ampara para tomar las decisiones que tú quieras, para las que estés correctamente informada y que no atenten contra tu salud ni contra la de tu hijo. Es triste que hasta los profesionales no tengan claro qué se puede y qué no se puede pedir en un plan de parto… suerte en esta recta final Ana!!

  4. Natalia Senón says:

    Mi duda es, la matrona que me atiende en el centro de salud es la matrona que tendré en el parto? no, verdad? yo creo que no. Yo creo que en es hospital te toca pues el equipo que esté en ese turno.

    Entonces, como puedo hablarlo con alguien que de verdad pueda informarme?

No te vayas sin comentar :)