El parto en casa en primera persona

Tras escribir varios post sobre el parto en casa, hoy os traigo uno nuevo, esta vez, contado en primera persona. Jeni, de Monetes, nos cuenta aquí y aquí el relato de su parto en casa y responde unas cuantas preguntas sobre su experiencia.

¿Pensaste en la opción del parto en casa antes de quedarte embarazada?

Si. Antes de quedarme embarazada descubrí esta alternativa, aunque tampoco profundicé demasiado, fue algo que supe que valoraría en el momento de quedarme embarazada.

¿Qué te hizo decantarte por el parto domiciliario?

Fueron muchos motivos, los principales el que se respetase el ritmo de mi proceso de parto y el ritmo que mi bebé iba a ir marcando, es decir, que se dejase fluir el proceso sin ser tratado como una enfermedad. Se trata de una parte de la sexualidad y dónde mejor se desarrolla es en la intimidad. Por lo que, si cumplía con todos los requisitos de seguridad para tener a mi bebé en casa, tenía claro que era la única forma de asegurarme un parto íntimo y respetado. Influyó y reafirmó nuestra decisión el hecho de que cuándo pensábamos en nuestro parto nos daba mayor seguridad y tranquilidad que fuese en casa, y al final, creo que cada mujer debe parir dónde más segura se sienta y, posiblemente, será dónde mejor transcurrirá el parto.

¿Cuándo comenzaste a contactar con profesionales que te atendieran el parto en casa?

El proceso de reafirmarnos, tanto yo como mi pareja e informarnos a través de libros, blogs y demás duró los 5 primeros meses de embarazo, en ese momento decidimos ya que queríamos un parto en casa estando ya 100% seguros y fue en ese momento cuando empezamos a contactar con diferentes profesionales.

Sin título

¿Qué opiniones, apoyos y críticas obtuviste de tu entorno más cercano?

La verdad es que no obtuve críticas. Las opiniones casi siempre iban orientas al hecho de no ponerse epidural, lo que me resultó de lo más sorprendente, lo que más sorprendía en mi entorno más cercano era el hecho de tomar una decisión que no me dejase recurrir a este anestésico, con un ‘no sabes dónde te metes’. También hubo parte del entorno familiar más cercano que no conoció esta decisión hasta una vez nacido nuestro bebé, de esta forma evitamos un estrés añadido a ellos que habría repercutido directamente en nosotros.

¿Crees que actualmente en la sociedad hay prejuicios sobre el parto en casa? Si es así, ¿de qué tipo?

Cada vez, poco a poco, se va normalizando más esta opción pero hay muchos prejuicios, entre los más habituales siempre destacan los prejuicios sobre la seguridad, ¿y si hubiese pasado algo? ¿hay una ambulancia en la puerta? dando por hecho que un parto necesita asistencia médica y es un hecho patológico. Con este tema hay desde opiniones curiosas hasta quién se aventura a decir que si no sabemos que estamos haciendo, que es una irresponsabilidad cuando, realmente, quién tomamos esta decisión habitualmente estamos mucho más informados sobre todo lo relacionado con el proceso de parto.

Si tuvieras que quedarte con las 3 principales ventajas de tu experiencia, ¿cuáles serían?

La no interrupción del proceso de parto al no tener que trasladarme, la intimidad, calor y seguridad que te da tu propio hogar y el respeto absoluto a todo el proceso de parto y al nacimiento del bebé, ¿me decías sólo 3? soy incapaz de quedarme sólo con tres :)

¿Hubo algo que te hubiera gustado mejorar?

No, yo creo que no, al final transcurrió todo muy diferente a cómo nos lo imaginábamos pero todo fue así porqué así tenía que ser. Me refiero a decisiones y el poco ‘romanticismo’ que al final tuvo sobretodo la primera parte del parto…decidimos (no me preguntes porqué) que mi chico, habiendo roto ya la bolsa, fuese a trabajar (‘total….eso podía ir para largo y yo no tenía contracciones’) y llegó ya durante el inicio de la fase del expulsivo. Estuve recogiendo la casa y ‘organizando el nido’ hasta los 8cm de dilatación…sin ser muy consciente ya estaba en la fase del expulsivo me sorprendió y sigo sin explicarme cómo psicológicamente funcionamos de esa forma, ni la música preparada, ni la piscina, ni esos masajes que habíamos preparado, nada de nada…Creo que pudo influenciarme el hecho de ser primeriza y de haberme preparado mucho sobre la idea de que el parto podía alargarse 12, 14, 16….24 horas…que quise tomármelo con calma, aunque en este caso Bruno no estaba por la labor de ir con la misma tranquilidad. Y mi matrona considera que esa rapidez fue debida a esa calma-activa con la que mi cabeza respondió.

¿Repetirías la experiencia?

Si, de hecho espero poder repetirlo este próximo mes de abril. Si mi embarazo transcurre con normalidad la primera opción es parir en casa.

¿Cómo te sientes cuando se trata la opción del parto en casa como una moda?

Siento que es erróneo tratarlo así. Ahora es más visible, cada vez las mujeres y nuestras parejas estamos más informados (o al menos tenemos la información más accesible) sobre todo lo que gira alrededor del parto y es una decisión que suele tomarse de forma muy consciente y muy meditada. El porcentaje de los partos en casa en España sigue siendo minoritario aunque ha subido en los últimos años, no por tratarse de una moda, si no por la información y formación de cada vez más profesionales que trabajan en esa dirección. Tratarlo como una moda es frivolizar y tiene un trasfondo de que se trata de una decisión ‘no consciente’ si no que se toma sólo porque así lo dicta la ‘moda’, muy alejado de los motivos que llevan a las parejas a tomar esta decisión. Y no deja de ser curioso tratar como una moda lo que durante siglos se ha ido haciendo y dejó de hacerse hace pocos años, parir es parte de nuestra biología, estamos preparadas fisiológicamente para parir y hacerlo en nuestra intimidad y dejar fluir a nuestros instintos está muy alejado de lo que es una ‘moda’. Lo moderno realmente son los instrumentos que se utilizan en los partos, las cesáreas y la hospitalización, algo que sólo debería utilizarse en casos de embarazos/partos de riesgo, en ese sentido ha sido un avance y el gran error ha sido generalizar y medicalizar todos los partos. Visto ahora que eso ha sido un error cada vez se intenta respetar más y medicalizar menos, creo que vamos en el camino correcto y espero que en pocos años la opción de parir en casa sea gratuita y vista cómo algo absolutamente normal.

¿De qué métodos de alivio del dolor te ayudaste?

Durante la dilatación, cuándo las contracciones empezaban a ser más intensas, me ayudé del Tens, que da pequeñas descargas eléctricas en la zona de los riñones (mi parto fue ‘de riñones’) controladas por mí misma. Durante el expulsivo Juanjo, una de las matronas, me hizo digitopuntura en esa zona. También me ayudó la libertad de movimientos, poder mover en las contracciones la cadera a mi antojo. Y sobre todo, estoy convencida, que lo que más ayudó al alivio del dolor fue no asociar el dolor con el parto, durante el parto es verdad que si te centras en el dolor lo sientes, pero también si hacemos el esfuerzo en centrarnos en otras sensaciones somos capaces de encontrar incluso placer, quemazón, cosquilleo, etc. Los momentos en los que conseguía enfocar en otras sensaciones el dolor se disipaba y hubo un momento durante el expulsivo que tuve la sensación de que las contracciones ya habían desaparecido porqué lo sentía de forma muy diferente, de hecho pensé que así era hasta días después que la matrona me explicó que las contracciones no desaparecen. Me ayudó mucho leer sobre el proceso fisiológico del dolor, el proceso fisiológico del parto que me ayudaba a visualizar los movimientos de mi bebé en cada contracción, leer sobre el parto en otras culturas que no lo tienen asociado al dolor, etc. Esa fue mi gran anestesia :)

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

27 comments

  1. Irene says:

    ¡Qué bonito y emocionante! Especialmente el final, eso de no asociar el dolor con el parto y poder centrarse en otras sensaciones.

    • Matronaonline says:

      Muy a menudo se habla de dolor para referirse al parto. Por ejemplo “ve al hospital cuando tengas dolores cada 3 minutos”, en lugar de contracciones. Cuando hablamos así, asumimos antes de vivirlo que el parto es dolor y nada más. ¿Duele? Sí, pero tiene también un componente cultural inmenso, por ejemplo en el Reino Unido la mayoría no usa epidural… ¿acaso allí parir duele menos? ;)

    • Matronaonline says:

      Sí, es difícil encontrar mujeres conocidas a nuestro alrededor que hayan dado a luz en casa, creo que es importante conocer otras formas de dar a luz no sólo para quien desee hacerlo, sino para quien prefiere el parto hospitalario y desconoce el cómo y el por qué del parto en casa

  2. Mamitanita says:

    Me encanta! Lo q no me encanta tanto es lo q cuesta un parto en casa. Ojo, no digo q sea caro, xq el trabajo de esos profesionales desde mi punto de vista no esta pagado… Me refiero a q esta un poco fuera del alcance de todo el mundo y q como dice Jeni, debera estar financiado tanto como un parto hospitalario.
    Yo no quiero epidural en mi próximo parto y me entristece bastante q sea algo q no pueda comentar x los comentarios negativos, y q tan poco ayudan, q voy a recibir.

    • Matronaonline says:

      En otros países está financiado y el gasto es menor pariendo en casa que pariendo en el hospital. Estoy convencida de que el día que a alguien de “arriba” le dé por hacer números, lo incluyen.
      Sí, lo de la epidural levanta ampollas, qué más le dará a la gente lo que hagas o dejes de hacer… con la frase que no puedo es con la de “uy! La acabarás pidiendo, ya lo verás”. Me parece de lo más prepotente que hay.

  3. Y, además, mamá says:

    Qué experiencia tan interesante, no conocía esos métodos de alivio del dolor, me han parecido muy curiosos. Escuchar una experiencia así en boca de una madre es tranquilizador. Yo tengo una amiga que consiguió dar a luz en casa, creo que tuvo el mejor parto del mundo y me alegra muchísimo que esté tan orgullosa de ello.

  4. Pasuco a Pasuco says:

    Me ha gustado mucho el post y la experiencia contada!! Claro que un parto es un proceso natural que no tiene porqué ser instrumentalizado, pero por desgracia en mi trabajo veo no demasiadas, pero si bastantes complicaciones con partos como para tener algo de respeto al hecho de parir en casa. ¡Ojalá fuera más valiente y me animase a hacerlo para este que tengo tan próximo!

    • Matronaonline says:

      Se medicaliza en exceso el parto desde hace algunas décadas y esto trae consigo un aumento de las complicaciones.
      El parto en casa no es cosa de valientes, es una opción más. Y es cierto que pueden surgir complicaciones que hagan tener que irse corriendo al hospital, eso es algo que siempre hay que tener en cuenta en un parto en casa, nada es idílico, hay que ser realistas con las decisiones que se toman ;)

  5. nosoyunadramamama says:

    Hay varias cosas con las que no puedo estar de acuerdo. No creo que parir en casa sea la única forma de asegurarse un parto íntimo y respetado. En casa también necesitas apoyo médico, no estás tu sola con tu pareja. Y depende del hospital, puedes tener un parto más que respetado.
    Parir es parte de nuestra biología, sí….estamos preparadas fisiológicamente para parir, por supuesto. Pero no hará falta decir cuáles eran las cifras de mortandad infantil y materna hace unas décadas y cuáles son las de ahora. Al igual que antes no se usaban medicamentos y ahora se usan, y gracias a eso se salvan vidas. No se trata de hacer las cosas como antes porque se han hecho toda la vida porque entonces se me ocurren muchos otros ejemplos. Se trata de no excederse.
    Lo del Tens es un método no-invasivo pero no dejan de ser descargas eléctricas; se utiliza, como ya sabes, para cervicalgia, artrosis… Si esta chica dice que el parto no es una enfermedad, entiendo que para parir de una forma natural no deberían usarse estos sistemas… Lo encuentro un poco contradictorio.
    Lo siento pero no lo veo, hay que ser realistas…hasta el parto aparentemente más sencillo puede complicarse. Mi vida y la de mi hijo son demasiado importantes como para riesgos, por pequeños q sean. Pero claro está, es mi punto de vista!

    • Matronaonline says:

      Estaba esperando tu comentario!! antes de nada, tu punto de vista es igual de válido que cualquier otro, me encanta que aquí se viertan opiniones tan distintas.
      Estoy completamente de acuerdo contigo en que hay hospitales donde pueden garantizarte la intimidad y el respeto al proceso del parto. A veces se “criminaliza” el entorno hospitalario y hay centros que son auténticas maravillas en este aspecto.
      Un parto en casa puede ser un parto medicalizado si es necesario, las matronas que asisten los partos domiciliarios llevan siempre medicación para actuar en caso de urgencia (exactamente la misma que la usada en los hospitales).
      El tens es bastante conocido como método de alivio del dolor en el parto, se usa también en algunos hospitales. No hay que confundir dolor con enfermedad, cierto es que el parto no es una enfermedad, pero no por ello no conlleva dolor. Un parto en casa (o en el hospital) puede ser mucho más llevadero si se alivia el dolor, ya sea con epidural, con calor, con óxido nitroso, con masajes… cualquiera es perfectamente válido si la mujer lo escoge.
      Y también te doy la razón en que cualquier parto sencillo puede complicarse. Y de forma muy fea además. Por eso no hay que ver el parto en casa como una utopía, hay que ser realista. Todo tiene cosas buenas y malas, cada una debe ponerlas en una balanza y quedarse con lo que más se ajuste a sus deseos. De momento en la población, esa balanza se inclina mayoritariamente hacia el parto en el hospital ;)

  6. Sonia (la mamá de Álvaro) says:

    A mi me ha encantado leerlo! Siempre es bonito leer partos respetados, sobre todo cuando el tuyo de respetado tuvo poco…
    Pero le veo varias pegas a parir en cada, como si hay una complicación, por ejemplo. Se q estas atendida por profesionales que tu pagas, pero me da un miedo enorme q surja algún problema y no haya medios suficientes.
    Un besazo!
    Un gran post y unas preguntas muy interesantes!

    • Matronaonline says:

      Me encanta que os haya parecido interesante conocer esta experiencia!
      Hay que tener en cuenta una cosa y es que existen determinadas situaciones que se salen de la normalidad y hacen sospechar de que se va a producir una complicación. En el hospital simplemente se aumenta la vigilancia por si hubiera que actuar y en casa esto no se puede hacer, ante estas situaciones habría que acudir al hospital. Puede que en el hospital todo vaya perfectamente y no haga falta intervenir, pero ante la más mínima duda en casa, se acude al hospital (por ejemplo, ante la presencia de un líquido amniótico teñido).
      En parte un parto en casa es tan caro porque la profesional tiene que hacer un gran desembolso en material necesario para solventar inmediatamente cualquier inconveniente. Siempre debe aportar medicación, instrumental para reanimación neonatal si se requiriera, etcétera.
      Sé que da miedo a la mayoría de la población, pero lo cierto es que tanto la OMS como el Ministerio de Sanidad, basándose en estudios de miles de mujeres, han determinado que es igual de seguro un parto de bajo riesgo en casa como en el hospital ;)

  7. Virginia A. C. says:

    Me ha encantado leer el parto de Jeni.
    Mi primer parto fue natural pero dirigido. Ahora se muchas más cosas y si hay un segundo me encantaría que fuese diferente. Eso si, como dice Jeni se debe parir donde una esté a gusto. Y yo en casa solo liberaría adrenalina asi que me encantaría un parto respetado en hospital. Se que hay que tener una preparación propia psicológica que creo ser capaz de tener, porque ahora me siento emponderada. Admiro a las mujeres que lo están desde que se quedan embarazadas, y luchan por sus partos. Que la cosa no está nada fácil…
    Hay mucha falta de información y además lo único que se transmite de generación en generación es lo que duele parir. :(

    • Matronaonline says:

      Virginia es cierto lo que dices del dolor. En la consulta se indica a veces que hay que ir al hospital cuando se sienta dolor regular (dolor? Serán contracciones!), cuando una mujer decide no ponerse la epidural, recibe muchos comentarios sobre que no va a aguantar el dolor, que qué necesidad de pasar dolor, dolor, dolor hasta en la sopa!
      Cada una es dueña de sus sensaciones, pero cuando constantemente nos asocian el dolor y el parto, inevitablemente se llegan a vivir como la misma cosa.
      Afortunadamente cada vez hay más hospitales respetuosos donde garantizan que se cumplirán los deseos de las mujeres. Si el parto en casa te genera adrenalina, sin duda no es el mejor lugar para dar a luz. La confianza y la tranquilidad son aspectos vitales en un parto ;)

  8. Anna says:

    Me ha encantado el post. Mi parto fue en un hospital, con epidural… Sucumbí y no recuperadors cuándo, pero el personal médico y mi pareja insistieron mucho en que me la pusiera, mi parto se paraba constantemente, me rompi eren la bolsa, y me administrar on oxitocina para provocar más contracciones… Parí al cabo de… Día y medio. Yo creo que se me paraba del acojone que llevaba, no sentí la intimidar por ningú na parte, allí entraran y salían cuando les DiBa la gana, se desavantatge la pierda abierta, no me permitieron parir sin ponerme la via y el suero dichoso, fue horribel. El próximo lo quiero en casa. Así que agradecería que me instruyeran un poco, saber por dónde tengo que empezado a buscar información. Libros. Y lo que cuesta a ni el económico. Muchas gracias

No te vayas sin comentar :)