¿Es buena idea comprar un doppler fetal?

Hace unos años estos artilugios estaban relegados a su uso profesional, pero desde hace un tiempo cualquiera puede adquirir uno en el supermercado o cómodamente desde casa por internet. ¿Son o no son una compra recomendable en el embarazo?

Me temo que no hay una respuesta rotunda válida para cualquier persona, así que vamos a ver las ventajas e inconvenientes que tiene disponer de un doppler fetal en casa y que cada cual decida lo que prefiere hacer. Antes de nada, habrá quien no sepa en qué consiste este aparato… Lo usan habitualmente las matronas en consulta para escuchar el corazón del bebé, emite una onda que, al captar un movimiento, lo traduce en sonido. Algunos doppler caseros disponen de un sistema de auriculares para escuchar este sonido (los más económicos) y otros tienen un altavoz para que más de una persona pueda escucharlo simultáneamente. Para su funcionamiento es imprescindible el uso de gel transductor de ultrasonidos (no sólo no funciona con otro tipo de cremas o aceites, sino que sin el gel adecuado el doppler podría dañarse), es el mismo gel que se utiliza en las ecografías.

doppler fetal

Ventajas de tener un doppler en casa:

- La posibilidad de escuchar el corazón de tu bebé tu bebé cuando quieras: la matrona te verá en consulta aproximadamente cada mes. Tanto en las consultas de seguimiento como en las ecografías, escucharás su corazón. A veces cuando te quieras dar cuenta tendrás una nueva cita de revisión, pero otras se te hará muy larga la espera. Teniendo un doppler fetal en casa no tendrás que esperar a ese momento, cuando tú quieras podrás utilizarlo.

- La posibilidad de que tu pareja lo escuche si no puede acudir a la consulta de seguimiento: las parejas por lo general suelen pedir permiso en el trabajo para acudir a las ecografías, pero muchos no pueden acudir a cada consulta de revisión del embarazo, por lo que su espera para escuchar el corazón de su bebé es aún mayor, pudiendo pasar 3 meses entre una ocasión y otra. Además hay quienes ni si quiera tienen opción de poder acudir a las ecografías de revisión. Teniendo un doppler en casa, podrá oir el corazón de su bebé cuando desee.

- La posibilidad de que cualquier persona que quieras escuche el corazón de tu bebé: porque no sólo las parejas desean oirlo… también les hace ilusión a otros hijos que tengas, a tus padres, tus suegros, tus hermanas, amigos… A menudo la familia regala ecografías privadas a la pareja para poder ir todos juntos a ver al bebé, teniendo un doppler fetal en casa, puedes escuchar su corazón junto a la persona que elijas.

- La posibilidad de grabar el sonido del corazón de tu bebé: habitualmente en la consulta nadie saca el móvil para grabar el sonido, pero en tu casa puedes hacer lo que te de la gana. Incluso algunos doppler incorporan una ranura usb para grabar directamente el archivo de audio. Es una buena idea si quieres hacer llegar ese sonido a alguien que tengas lejos o incluso si deseas guardarlo como recuerdo para ti y tu hijo.

- Aporta confianza y facilita la toma de conciencia frente al embarazo: el latido cardiaco se detecta mediante uso de doppler fetal antes incluso que los movimientos fetales. Casi todas las embarazadas recuerdan perfectamente cuándo sintieron por primera vez a su bebé en su interior como un momento muy emotivo, como si fuera a partir de entonces cuando se estuviera formando realmente una vida en su interior, toman conciencia de que ahí está su hijo. Hay muchísima variabilidad entre una mujer y otra, las primerizas tienen que esperar hasta la semana 17-20 aproximadamente y quienes ya han tenido un embarazo antes, adelantan ese momento un par de semanas (son semanas orientativas, puede que todo vaya bien y tardes un poquito más en sentirlo). Además la pareja no siente esos movimientos desde fuera hasta mucho más tarde, por lo que oir su corazoncito desde muchas semanas antes puede hacerle ser más consciente de ello.

- Son económicos y de fácil acceso: hay un amplio margen de precios en el mercado, dependiendo de la calidad del doppler, desde menos de 30 euros los más elementales hasta más de 200 los más fiables. Por supuesto debeis tener en cuenta que en este rango se encuentran tanto los de uso casero como los de uso profesional. No vereis a un profesional usando un doppler de 20 y pico € en su consulta, al igual que tampoco aporta nada que una embarazada opte por el más caro de todos para usar en casa. Debes incluir el gasto de las pilas y del gel. Con un uso normal, con un juego de pilas y un bote de gel tendrás para todo el embarazo. Puedes encontrar los doppler más básicos en Carrefour o El corte inglés o una variedad más amplia en Amazon.

Inconvenientes del doppler fetal casero:

- Su dificultad de uso: y es que no es oro todo lo que reluce… realmente por mucho que incluyan un librito de instrucciones, usar un doppler fetal no es fácil (si tú has escuchado el latido cardiaco siempre a la primera, felicidades, pero no es lo habitual). Las matronas se forman durante 2 años en la especialidad y a todas les cuesta un tiempo saber detectar el latido cardiaco al principio, sobre todo en las gestantes de menos semanas, es mucho más fácil detectar el latido de un bebé de 27 semanas que de uno de 11, es decir, pese a que puedes oirlo antes de sentir sus movimientos, te será más difícil siendo tan pequeñito. Si a una profesional que atiende a decenas de embarazadas al día le cuesta aprender a manejarse con él, entiende que si lo compras no vas a escucharle a la primera, ni la primera vez que lo uses, ni sucesivas ocasiones.

No te engañes, los doppler fetales que venden para embarazadas no son más fáciles de usar que el que tienen las profesionales en sus consultas, son exactamente los mismos (con la diferencia de que cuanto más baratos, peor detectarán el latido cardiaco fetal), por lo que su uso correcto requiere la misma habilidad. El que hayas escuchado un día el latido en un lugar de tu abdomen no significa que en la próxima ocasión siga siendo detectable en el mismo lugar. A alguna le habrá ocurrido incluso que ni si quiera la matrona ha sido capaz de escuchar el latido, aún estando de avanzada gestación, y ha tenido que acudir a urgencias a que le realizaran una ecografía para confirmar que el corazón seguía latiendo. ¿Por qué le ocurre esto hasta a la matrona más experimentada? Como he dicho, el foco va variando de posición porque el bebé se mueve en el interior del útero. Hay veces que todo va bien, pero por la postura en la que está colocado el bebé se hace extremadamente difícil encontrar el latido. Por ecografía no sólo se ve el corazón, sino que se aprecia perfectamente la postura del bebé y esto nos sirve a modo orientativo para saber en qué lugar colocar la sonda del doppler. Por eso si acudes a monitores al final de tu embarazo y no detectan bien el latido o lo detectan pero se pierde constantemente, puede que decidan hacerte una ecografía, para valorar dónde deben colocar el sensor sobre tu abdomen. Ten en cuenta que en casa no vas a disponer de un ecógrafo para valorar nada.

- Su dificultad de interpretación: bien, lo hemos detectado, ¿qué significa? que el corazón late. Fin. Huye de quienes pretendan venderte un doppler prometiéndote tranquilidad por saber que tu bebé está bien, porque eso es falso. Evidentemente si el corazón no late, no va a estar bien, pero todas sabreis que en pleno parto la cosa se puede complicar y acabar en una cesárea urgente porque la vida del bebé corra peligro… y en esos casos sí, el corazón también late. El latido cardiaco sigue un patrón determinado, su frecuencia suele rondar los 120-160 latidos por minuto, los doppler más elementales no te informarán de la frecuencia cardiaca, sólo sirven para oir. Si dispones de uno que informe sobre la frecuencia cardiaca deberás tener dos cosas en cuenta:

La primera es que, como aclaraba al principio del post, el doppler convierte en sonido cualquier movimiento que detecte, a veces (no es infrecuente) eso que detecta es el movimiento de la sangre por alguna de tus arterias y aquí la frecuencia será menor, de unos 80 latidos por minuto. Debes tener los conocimientos necesarios (y la templanza) para saber diferenciar si esa frecuencia cardiaca corresponde a una arteria tuya o estás ante una bradicardia (bajada de la frecuencia cardiaca, que suele indicar que algo no va del todo bien) de tu bebé, ¿cómo se consigue esto? pues buscando de nuevo… y con mucha práctica y experiencia. La que te da atender a diario a decenas de mujeres, con embarazos normales y patológicos para poder comparar, no me refiero a la práctica y experiencia que puedas adquirir usando un doppler a diario en tu propio abdomen, me refiero a la práctica y experiencia profesional (ten en cuenta que una matrona durante su formación no practica con una sola mujer, valora en su práctica formativa tanto la detección de un foco materno como la detección de bradicardias fetales reales). Si te ocurre en casa, probablemente no tengas forma de diferenciar entre una u otra cosa.

La segunda cosa que deberás tener en cuenta a la hora de interpretar el doppler es que incluso la matrona cuando lo usa discrimina únicamente entre dos resultados posibles: latido cardiaco fetal positivo o negativo, no interpreta más (por lo que tú tampoco deberías hacerlo en casa). La frecuencia cardiaca es variante, en la pantalla del doppler (si escoges uno que informe de ese valor) podrás ver cómo no se mantiene una cifra fija y estable, constantemente pasa de 134 a 138, a 143, vuelve a 137, sube de nuevo a 146, baja a 135… ni el doppler está defectuoso, ni a tu bebé le sucede nada, es el patrón cardiaco normal. Esas oscilaciones sí que nos aportan mucha información para valorar el bienestar fetal (vamos más allá del simple tono fetal positivo o negativo), pero para ello ya necesitamos un monitor que nos registre en papel o en pantalla la gráfica que va dibujando la frecuencia cardiaca del bebé. Esto se llama electrocardiografía fetal y dominarla requiere amplios conocimientos y práctica (de hecho hay cursos de actualización y reciclaje para ginecólogos y matronas ya formados, es una herramienta muy compleja incluso a nivel profesional). Volvemos al principio de este punto: con el doppler fetal únicamente valoraremos si hay latido o no hay latido, no entraremos a interpretar si eso significa que el bebé esté bien o mal en ningún caso, porque no sirven para eso.

- Su riesgo de dependencia: hablaba en las ventajas de la confianza que aporta escuchar el latido de tu bebé y de cómo favorece esa toma de conciencia de forma temprana de que se está formando una vida en tu interior. Cojo con pinzas mi propio argumento… esto les servirá a algunas mujeres, pero no a otras. Hay quienes no necesitan oir antes o más a menudo el corazón de su bebé para tomar consciencia de su embarazo. Realmente no existe ningún estudio serio que pueda afirmar que el vínculo con nuestro bebé va a ser de otra forma si usamos un doppler en casa que si no, así que no deja de ser una elección personal sin más.

El único caso en el que me atrevería a recomendar con rotundidad no adquirir de ninguna manera un doppler casero es aquel en el que una mujer quiera comprarlo para estar más tranquila. Habrá quien me lea y piense “pues es que realmente aporta tranquilidad“, pero hay que pararse a pensar… ¿aporta tranquilidad ante qué amenaza? si en tu caso te han diagnosticado alguna situación de riesgo en el embarazo, te habrán incrementado los controles en la gestación. Afortunadamente tenemos un control del embarazo que otra cosa no… pero pruebas y revisiones hay para dar y tomar (y sí, siempre habrá algún caso en el que Menganita cuente que gracias a que a ella le hicieron esta prueba extra porque ella la decidió pagar por su cuenta, le detectaron nosequé, pero los programas de seguimiento que tenemos son los que son porque son los que mayor efectividad han demostrado en la prevención y detección temprana de complicaciones, es más… a veces, respecto a los criterios de la OMS, nos pasamos “de más” con esas pruebas y revisiones en la Seguridad Social, ni qué decir de la privada, aumentando así el intervencionismo y, por paradójico que resulte, la probabilidad de complicaciones).

Sea como sea, disponer de un doppler fetal en casa de ninguna manera va a suponer un mejor control sanitario de tu embarazo, no hay tampoco de esto ni un sólo estudio que arroje datos favorables en la evolución de la gestación de quienes controlan en su casa el latido cardiaco de su bebé con estos métodos, volvemos a lo mismo: el doppler casero no va a informarte de si todo va bien o algo va mal, sólo de si hay o no hay latido (de si lo encuentras o no, más bien). Hemos pasado de sentirnos tranquilas sintiendo moverse al bebé a tener la necesidad de oirlo desde unas semanas antes de que esto suceda, a tener la necesidad de oirlo incluso si no se mueve desde hace un par de horas porque está tranquilo. Un doppler casero tiene que ser algo que nos aporte beneficios, no que nos cree una dependencia de “es que si no lo uso, me entra ansiedad por saber si estará bien“. Incluso en el hospital, por desgracia, alguna vez puede ocurrir que por la mañana una mujer haya acudido a una ecografía, todo estuviera perfecto y esa misma tarde se hubiera detenido el corazón de su bebé. Detectar el latido no previene nada, sólo informa en ese preciso momento.

Si tienes la necesidad de escuchar el latido a todas horas por la intranquilidad que te supone no hacerlo y pensar por ello que algo va mal, no necesitas un doppler… necesitas un psicólogo. Vivimos en una sociedad bastante cazurra en la que aceptamos muy bien el pensar que por la tensión del trabajo tenemos la espalda contracturada y necesitamos un fisio (y lo buscamos, y vamos, y luego contamos a nuestro entorno lo bien que nos ha ido, que nos hemos quedado como nuevas), pero es un tabú aceptar que por las tensiones y miedos en el embarazo tenemos una ansiedad que no nos permite disfrutar por completo de nuestro embarazo y necesitamos un psicólogo (y si vamos, nos sentiremos como nuevas… pero ¿nos cortaremos a la hora de contarlo a nuestro entorno?, porque parece que sigue siendo algo que haya que ocultar que un profesional nos ha ayudado a lograr un mayor bienestar emocional). Hay especialistas en psicología perinatal que no sólo van a proporcionarte bienestar y a lograr que disfrutes de tu embarazo, sino que la ansiedad en la gestación si no se maneja, es un factor de riesgo muy potente para desarrollar en el puerperio otros trastornos afectivos que nos van a restar muchísima calidad de vida a nivel individual y familiar (y en estos casos, tener un doppler no resuelve la ansiedad, reduce sus síntomas al usarlo, pero la ansiedad, el temor, permanecen ahí). La diferencia entre necesitar un doppler o un psicólogo es precisamente esa… “necesitar, un doppler se tiene porque apetece, sin más. En el momento en el que detectes necesidad, plantéate al menos consultar tus temores a un psicólogo para que valore si podría ayudarte a resolver tus miedos en el embarazo (¡que son muy habituales!).

- La falta de datos que avalen su seguridad tras un uso prolongado: no te creas aquellos eslóganes que digan que el uso de doppler es 100% seguro o inocuo para tu bebé, porque no se sabe. Se tienen conocimientos a nivel profesional, se sabe que el uso que le da un profesional es seguro, pero no se han hecho estudios ante un uso continuado, es decir… que la matrona lo coloque unos segundos en tu abdomen una vez al mes no ha reportado daños fetales en ningún estudio serio, pero no existen estudios sobre las consecuencias de su uso más frecuente en casa. Obviamente a nadie se le ocurriría decir “¡venga! vamos a estudiar en un grupo de 50 embarazadas a cuántos fetos les produce algún tipo de daño neurológico o estructural someterse a diario a las ondas del doppler durante media hora” porque no sería nada ético. Como no tiene ninguna utilidad clínica ese uso frecuente y continuado en la gestación, no tiene sentido que se analicen sus consecuencias, exponiendo con ello a posibles riesgos a fetos sanos.

Doppler fetal

Consejos (vendo, que para mí no tengo):

Pues no me gusta aconsejar porque cada mujer es un mundo… pero como siempre hay quien me pregunta por su situación personal, me adelanto:

- Como he dicho, en ningún caso te compres o uses un doppler con el objetivo de sentirte más tranquila. Si algo te produce intranquilidad, miedo o ansiedad, soluciónalo, no lo tapes. Es como si tenemos una enorme gotera en el baño y ponemos un cubo debajo… eso nos evitará que se nos forme un charco, pero no va a arreglar la gotera en ninguno de los casos. El doppler no va a solucionar jamás tu ansiedad, que permanecerá haciéndote necesitar cada vez con mayor frecuencia el uso del doppler (y muy probablemente en el postparto, por ser un periodo tan delicado, te traiga otro tipo de problemas con los que te será complicado lidiar sola).

- Si decides comprar uno, coge uno decente, no vayas al más barato porque seguramente será con el que más te cueste detectar el latido, lee las características de cada modelo, porque habrá uno idóneo para cada mujer.

- Úsalo con cabeza, recuerda que no hay estudios que avalen la seguridad de su uso frecuente y continuado, que no significa que no sea 100% inocuo, simplemente no hay datos sobre ello. Recuerda que en las primeras semanas el riesgo de teratogenicidad (de que algo produzca malformaciones en el feto) es mayor, porque es el periodo en el que se están formando y desarrollando los órganos. Además será cuando más te cueste encontrar el latido, por lo que será imprescindible que expongas a tu bebé durante más tiempo a sus ondas. Lo mejor es empezar a usar estos aparatos en casa ya a partir del segundo trimestre y no antes por estos motivos.

- Sé consciente de que su uso no es sencillo y que es perfectamente posible que aunque siempre hayas detectado el latido a la primera de pronto un día no lo encuentres porque tu bebé haya cambiado de posición. Sé consciente también de que esto (o detectar una frecuencia cardiaca baja por estar oyendo la circulación arterial tuya y no la cardiaca suya) va a suponerte una intranquilidad más o menos intensa y más o menos momentánea. Hay quienes simplemente dejan de intentarlo y vuelven a probar otro día y quienes acuden muy asustadas a urgencias convencidas de que ha sucedido algo malo.

Mi propia experiencia:

¿Y yo, tengo un doppler en casa? Claro que sí, desde hace años. Compré uno en Amazon sencillo para mi labor profesional en consulta privada, donde siempre me ha funcionado muy bien, el Sonoline C (esto no es un post patrocinado, lo pagué de mi propio bolsillito, es el que os enseño en las fotos). La verdad es que la batería dura muchísimo, si eres matrona y estás buscando uno para usarlo en tu labor privada, para mí fue muy buena compra. He visto que tienen uno más básico, el Sonoline B que incluye también el gel, a buen precio a nivel usuario. No recomiendo la marca porque considere que sea la mejor, es que sencillamente no tengo experiencia con otras (con modelos hospitalarios únicamente).

Creía que teniendo el doppler en casa al quedarme embarazada lo iba a usar muchísimo… y la verdad es que no ha sido así, el único uso que le he dado ha sido un día para que mi madre oyera el corazón de su nieto y otro para que lo escuchara mi padre. Y ya está. Desde luego si me hubiera gastado 50 y pico euros en eso, ¡habría sido muy mala inversión! y tuve diagnóstico de amenaza de aborto y todo, pero… no le vi ni si quiera utilidad en ese momento. Soy consciente de que escuchar el latido en casa no previene de nada, de que incluso yo con mi manejo puedo tardar en encontrar el latido y eso me intranquilizaría. Preferí dejar que todo siguiera su curso y vivir mi embarazo con la tranquilidad que ya tenía. ¿Significa esto que esa actitud sea un ejemplo a seguir? para nada… si te apetece muchísimo comprarte uno y usarlo, ¡adelante! cada una debe hacer lo que decida, simplemente yo lo hice así, por si a alguien le pica la curiosidad ;)

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

6 comments

  1. ¡Y yo con estas barbas! says:

    ¡¡Doppler en casa!! ¡¡Guauuu…! No se me había pasado ni remotísimamente la posibilidad de algo así, por la cabeza… ¡Qué curioso! Y ahora que lo mencionas, ¿tan accesibles son? No recuerdo haberlos visto por la sección de puericultura del Carrefour de mi barrio, (y no es pequeño…)
    Pero entiendo lo que dices de tenerlo por una apetencia: a mí me hubiera molado mucho que la hermana hubiera podido escuchar al hermanito en la tripa de su madre, por ejemplo… Porque sé que a ella le habría encantado, y puede que así además vayas generando un poco en ella una mayor conciencia de que otro pequeñajo va a asomarse y quedarse por casa. Quizás ayude otro puntito, también, a familias con algún peque mayor a integrarlo poco a poco en el entorno del hogar, antes del parto, ¿puede ser…?

  2. Eva says:

    Pues en mi caso fue una de las mejores compras de mi vida!.

    Tuve un aborto en Abril de 2016 y al saber que estaba de nuevo embarazada en septiembre el miedo a otro aborto no te lo quita nadie. En octubre, el dia 6 concretamente empeze a sangrar, cosa que me llevo a urgencias con la fortuna de que era un polipo uterino y que mi bebe estaba genial. Como sabia que seguiria sangrando durante todo el embarazo, me decidi a comprarlo (47€ en Amazon) y eso me dio la gran tranquilidad de poder controlar el latido y aprender que esa sangre era solo del polipo.

    No es nada difícil de utilizar, y la verdad tienes que estar atenta a: tú corazón va de 60 a 80 pulsaciones por minuto y las del bebe de 120 a 160 ( en los doppler que tienen pantalla se ve clarinete) y a que tienes que apoyar el doopler en el hueso pubico al principio para aprender a escucharlo.
    Se podria decir que causa un enganche igualico a una droga…pero cuando ya empiezas a notar que se mueve en tu barriga, vas dejando de usarlo.

    La unica cosa negativa es el no tener la seguridad de que no es nocivo para el bebe, hoy en día tampoco han salido informes de que sea malo… la cuestion es que lo uses lo mas minimo (yo llegue a usarlo max 30 segundos)

    A dia de hoy, 29 de Abril de 2017, estoy a una horas de ver por primera vez a mi bebe. A las 9 de la mañana tengo una cesárea programada. He llegado al final del primer camino y doy las gracias de haberlo vivido con el doppler que me daba la tranquilidad que necesitaba.

    Muchos besos y felicidades por tu blog!!

    Eva

    • Matronaonline says:

      Jejeje “igualico que una droga”, total! Hay mujeres a quienes les cuesta muchísimo oir a su bebé porque, aunque la calidad del doppler hace mucho, la postura del bebé en el interior del útero puede llegar a dificultarlo mucho. Yo misma he tenido que pedir al ginecólogo alguna vez en el hospital que me localice la posición fetal con el ecógrafo porque no había manera de captar la señal… y la mujer ya estaba que se subía por las paredes pensando que algo pudiera ir mal. Espero que estés disfrutando al máximo de tu bebé!!!

  3. Karina says:

    Necesitaba leer toda la informacion que pusiste aqui, en realidad todo lo comparto y estoy totalmente de acuerdo contigo, estaba preocupada pensado en que no escuchaba claramente el corazon de mi nena y me preocupe bastante, pero tienes toda la razon en decir que tener un doppler fetal te da tranquilidad es contradictorio, lo compre hace unas 2 semanas y con suerte lo escuche cuando lo probe la primera vez, luego me costo trabajo y ahora no logre encontrarlo, son demasiados sonidos y si no sabes y no eres una experta es muy dificil diferenciar si es en realidad el corazon o la placenta o alguna arteria. Decidi con lo que pude leer hoy en tu articulo que me calmare y disfrutare mi embarazo como lo hice con mis 3 hijos anteriores sin estar ansiosa por si escucho o no su corazon pues como lo dices eso no aporta nada no sabemos si esta o no bien y tendriamos que ser profesionales para distingir si algo esta mal y aun lei articulos donde mamas dicen que les dijeron que no tenia latidos y luego resulto que el bebe estaba perfectamente bien. Confiare en Dios porque esta nena es un milagro pues mi esposo estaba enfermo de varicosele y el medico habia dicho que debia hacerse una cirugia para poder concebir y yo tenia el dispositivo mirena por 12 años y esto tampoco era muy probable pues habian dicho que podia tardar mucho para que me desentoxicara de tantas hormonas y solo basto unos pocos meses para estar embarazada, asi que me olvidare de este doppler que no me trajo si no solo ansiedad, Dios no haria un milagro para que terminara asi. Gracias por todos tus consejos fue lo mejor que pude leer hoy. Bendiciones para ti.

    • Matronaonline says:

      Karina me emociona lo que cuentas, me alegro muchísimo de que esa niña tan deseada haya llegado. Respecto al uso del doppler en casa… pues es una herramienta más, hay quien realmente lo disfruta, pero hay que ser muy consciente de si su uso en el fondo genera más preocupación que otra cosa. Intentar oir el latido y no encontrarlo debe de ser una experiencia terrible, aunque luego en el hospital lo detecten y todo vaya bien, ese susto seguro que ninguna embarazada lo olvidaría. Desde luego si va a generar más ansiedad que tranquilidad, mejor no usarlo o hacerlo de forma muy esporádica. Un saludo y mis mejores deseos en tu embarazo!