Candidiasis vaginal

La infección vaginal por hongos es una de las más frecuentes, generalmente causada por un tipo de hongo llamado cándida, presente de manera habitual en todas las vaginas.

¿Por qué ocurre?

La causa suele estar en un desajuste en la flora vaginal. Como he dicho, las cándidas de encuentran habitualmente en la vagina sin ocasionar ningún problema. La flora vaginal está compuesta por múltiples microorganismos beneficiosos y necesarios que se mantienen en equilibrio. Cuando por alguna causa ese equilibrio se rompe, unos microorganismos disminuyen y otros aumentan, es entonces cuando se produce la infección. Hay 3 causas principales:

- la toma de antibióticos.
- las duchas vaginales.
- los estados de inmunosupresión (bajada de defensas).

¿Qué síntomas da?

Principalmente picor vaginal y cambios en el flujo, en ocasiones tras un cultivo aparecen cándidas que no habían dado síntomas, pero no suele ser lo habitual.
El picor vaginal es constante y puede llegar a ser muy intenso e irritativo, por más que te rasques no cede. Cuidado al rascarte, ya que puedes erosionar la piel y mucosa irritada y favorecer otro tipo de infecciones. El tratamiento suele hacer remitir el picor con bastante eficacia, si empiezas con síntomas ve cuanto antes al médico para evitar que las molestias vayan a más.

El flujo vaginal típico de la candidiasis es blanquecino, opaco, espeso y grumoso, sin mal olor. Puedes encontrar que el flujo es rosado si la mucosa vaginal está muy irritada y sangra por alguna pequeña heridita. A veces escuece al hacer pis.
La candidiasis puede contagiarse a tu pareja si no usais preservativo en vuestras relaciones. Esto puede ocasionar enrojecimiento y picor en el pene. Él debe recibir en este caso tratamiento también, ya que de no ser así podría volver a contagiarte tras haberte curado tú.

Sin título

¿Cómo se diagnostica?

Como los síntomas de la candidiasis son muy característicos, casi siempre se pone tratamiento sin ninguna prueba específica. Si desean confirmar la presencia de cándidas la prueba indicada es el exudado vaginal: con un bastoncillo se recoge un poco de muestra del flujo vaginal y se cultiva. Las cándidas tardan unos cuantos días en crecer, por lo que el resultado nunca es inmediato.

Recuerda que la citología vaginal no está indicada para diagnosticar candidiasis, la citología detecta lesiones cancerosas del cuello del útero (estudia las células de la pared del cérvix, no el flujo vaginal) y el cáncer de cérvix no causa picor vulvar ni flujo blanquecino y grumoso. Es como si queremos ver nuestro nivel de colesterol y le pedimos al médico que nos haga una radiografía… cada prueba para lo que esté indicada.

¿Cómo se trata?

Las candidiasis no responden a antibióticos, da igual la cantidad de antibiótico que tomes, los hongos no sólo no se irán sino que aumentarán. Los antibióticos matan a las bacterias, a esas de la flora vaginal que se encargan de evitar que los hongos proliferen, por lo que a menos bacterias, más hongos.

Al igual que los antibióticos matan las bacterias, los antifúngicos o antimicóticos matan los hongos, son medicamentos totalmente distintos. Esto es lo que te recetará tu médico, puede que te recomiende un antifúngico oral en pastillas, en pomada vaginal o en forma de óvulos (se llaman así las pastillas que no se toman vía oral, sino que se introducen en la vagina con un aplicador similar al de los tampones y allí se deshacen). Puede que incluso te recomiende varias de estas presentaciones de forma simultánea, por ejemplo estar unos días tomando pastillas vía oral y, además, ponerte unos óvulos vaginales.

Tu médico o tu matrona te podrán aconsejar el uso de probióticos. Los probióticos no son un medicamento y ni los financia la seguridad social, ni necesitan receta. Son bacterias beneficiosas que pueden añadirse a la flora vaginal para restaurar el equilibrio. Son muy beneficiosas, sobre todo tras los tratamientos con antibióticos. Suelen venderse en comprimidos o en forma de tampón. Algunos yogures (los tipo “bio” o “activia”) contienen probióticos, por lo que se ha extendido su uso para estos casos. Efectivamente aplicarte yogur en la vagina puede aliviar temporalmente el picor, pero no es por las bacterias que contiene (que no son específicas en absoluto para la flora vaginal), sino simplemente porque está frío y eso alivia. No te apliques nada que no te aconseje tu médico o tu matrona para no empeorar la infección.

El tratamiento de la candidiasis en el embarazo no sólo es seguro para el bebé, sino que previene su infección en el momento del parto.

¿Cómo se evita?

Recordando las causas podemos orientar su prevención:

- la toma de antibióticos elimina gran parte de las bacterias que mantienen las cándidas bajo control. Es muy habitual que, por ejemplo, tras tomar antibiótico por un catarro, aparezca una candidiasis. Los antibióticos de amplio espectro son aquellos que matan a muchos tipos de bacterias diferentes, se dan cuando no se sabe a ciencia cierta qué bacteria está causando una infección (la amoxicilina es un antibiótico de amplio espectro muy usado). Tu médico te dirá qué antibiótico necesitas en cada ocasión, escogiendo los más específicos para tu infección (de un oído, intestinal, de la garganta…), evitando escoger siempre antibióticos que pudieran alterar tu flora vaginal. Nunca te automediques, si eres propensa a las candidiasis y tienen que recetarte un antibiótico de amplio espectro, comenta con tu médico si ve conveniente recetarte también un antifúngico o que uses un probiótico cuando termines con el tratamiento antibiótico (recuerda que los probióticos son bacterias y los antibióticos las matan, no uses ambos a la vez, porque anularías o disminuirías el efecto de los probióticos).

- jamás, jamás, jamás laves tu vagina por dentro. Esto daña muchísimo la flora vaginal, elimina las bacterias beneficiosas y altera el pH. Si te incomoda el flujo cámbiate más a menudo de ropa interior, aunque tengas que usar 4 braguitas diarias. Olvídate de los salvaslips ya que fomentan la humedad en la zona (y a los hongos les encanta la humedad) y escoge braguita en lugar de tanga, te irritará menos y permitirá mayor transpiración. Tras las relaciones sexuales nunca hay que meter agua en la vagina (ni sola ni con jabón), ni los dedos para limpiarla. La vagina se limpia sola, todo lo que metamos a fin de asearla tendrá efectos negativos sobre nuestra salud. Por supuesto recuerda que las duchas vaginales en ningún caso previenen el embarazo.

- los estados de inmunosupresión se dan en personas con VIH, en tratamiento por cáncer, diabetes, obesidad, tabaquismo, fatiga crónica, uso de algunos medicamentos, embarazo…

Con candidiasis puedes seguir manteniendo relaciones sexuales, pero usa siempre preservativo para evitar que las cándidas pasen de uno a otro y no se termine de curar la infección. No es necesario que tires la ropa interior que uses, tras el lavado en la lavadora las cándidas no sobreviven. Permanecer mucho tiempo con el bañador mojado o con salvaslips diarios favorece que los hongos proliferen.

¿Qué riesgos tiene?

En principio la candidiasis es bastante inofensiva, aunque sus síntomas son extremadamente molestos. El principal riesgo que conlleva no eliminarla es que facilita que otro microorganismo diferente pueda causarnos una infección más grave (algunas infecciones vaginales pueden incluso causar infertilidad). En el caso de estados de inmunosupresión, la infección podría extenderse a otras zonas e incluso contagiar al bebé en el momento del parto.

A veces, aunque se pone tratamiento desde el principio, la candidiasis disminuye, pero vuelve a agudizarse (esto se llama recurrencia). Otras veces desaparece y pasado un tiempo vuelve a producirse una nueva infección (esto se llama recidiva). En el primer caso habría que valorar si el tratamiento elegido fue el adecuado, en el segundo (es decir, si sueles tener candidiasis aisladas de forma frecuente) vigila muy bien los factores que pudieran propiciarla: hábitos de higiene, ropa interior que uses (mejor de algodón 100%), hábitos nocivos que afecten a tus defensas como el tabaco, un posible sobrepeso… y opta por usar probióticos de manera habitual para mantener el equilibrio en tu flora vaginal.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

6 comments

    • Matronaonline says:

      No? pues son geniales! eso sí, caritos, eh? pero la verdad es que funcionan de maravilla, sobre todo las mujeres me cuentan mejoría cuando tienen infecciones de repetición y los usan de manera preventiva por ejemplo una vez cada 3 meses durante 1 semana. Sirven para mantener la flora al 100% ;)

    • Matronaonline says:

      Gracias! Siempre he recomendado Muvagyn, que es de las marcas más conocidas en probióticos vaginales o los de Isdin (me gusta mucho esta marca y tiene una línea de productos vaginales bastante buena). Tanto Muvagyn como Saforelle tienen además probióticos en tampones que pueden usarse durante la regla en lugar de los tampones convencionales (eso sí, más caros, claro). Hay más marcas, por supuesto ;)

No te vayas sin comentar :)