Artículos de investigación: ¿de dónde salen?

Habitualmente leemos noticias sobre estudios de investigación en los medios de comunicación dirigidos al público general. Con frecuencia se pierde información desde el estudio original hasta la noticia que leemos (a modo de teléfono escacharrado), otras en los medios de comunicación se quedan con datos curiosos dejando de lado otros relevantes. ¿Cómo fiarnos o no de un estudio de investigación publicado en un medio de comunicación dirigido a la población general?

Lo primero que hay que hacer si queremos información fiable sobre un estudio que nos interese es acudir a la fuente original, es decir, al artículo redactado por el equipo de investigación. No es difícil hacerlo, con el nombre de los autores suele ser sencillo encontrarlo en Google o en buscadores específicos de artículos de investigación como Pubmed. Eso sí, tened en cuenta que sea cual sea la nacionalidad de los investigadores, los artículos estarán en inglés.

Sin títulol

Imaginad que realizo un estudio de investigación con un grupo de compañeras. Todo estudio de investigación tiene el mismo fin: publicarse y difundirse para poder replicarse. Queremos publicarlo y lo enviamos a todas las revistas científicas que conocemos. A no ser que nuestro estudio sea la bomba, los de la revista Nature como mucho nos darán las gracias y nos desearán un feliz día. Si tiene errores metodológicos o resultados poco relevantes muy probablemente sólo acepten publicar nuestro artículo de investigación en la revista de “Amigos felices de las embarazadas y sus bebés” (revista ficticia). Cada revista científica tiene un índice llamado “factor de impacto” que “mide” su la calidad científica de lo que publica, es decir, podéis fiaros mucho más de lo publicado en revistas de alto impacto que lo publicado en revistas de poca relevancia. No es sencillo diferenciar entre unas y otras si no te dedicas a la investigación, porque son miles las revistas que hay, es muy difícil conocerlas todas.

Más fácil nos resultará saber “de dónde sale” viendo quién realiza el estudio. Es importante saber los nombres de los investigadores y su puesto. Un estudio sobre una nueva técnica de ligadura de trompas que permite que sea reversible en un 70% de los casos si la mujer desea recuperar su fertilidad, realizado por el equipo de ginecología de algún conocido hospital público que realice muchas ligaduras de trompas al año puede darnos algo de fiabilidad. Un estudio realizado por la Asociación de Cabreros de La Conchinchina que afirma que tomar leche de cabra durante el embarazo hace que las mujeres no desarrollen diabetes gestacional… no tanto. A veces los intereses individuales del investigador no se ven de una forma tan obvia, hay 2 maneras de orientarnos:

Sin título

¿Investigación o publicidad?

- Todo estudio de investigación ha de incluir un apartado llamado “Conflicto de intereses” donde los investigadores han de declarar que no existe ningún tipo de conflicto de intereses al respecto. Si existe conflicto o si ni si quiera incluyen ese apartado, descartad el estudio, es mera publicidad. Por ejemplo: realizar el novedoso curso Preñates (inventado, of course) basado en pilates para embarazadas, de un determinado centro que lo ofrece en 6 sesiones por 450€, ha demostrado que reduce la tasa de cesáreas un 50%… y el estudio lo presenta precisamente… Preñates SA. Si te quieren vender el curso, ¿qué te van a decir? ¿que no funciona? Barrer para casa está bien en un negocio, pero vender un estudio de investigación erróneo no es ético (y en temas de maternidad se hace muuuucho, mucho). Cuando tras ese estudio va una venta, el conflicto está más que asegurado.

- Réplicas de estudio: pero oye, tal vez esta gente de Preñates SA ha ideado un verdadero método que es la repera, funciona tal y como dicen y las mujeres que realizan su curso verdaderamente se ven sometidas a muchas menos cesáreas que quienes no lo hacen, Preñates va a hacer historia y va a revolucionar la maternidad… La comunidad científica siempre tiene un objetivo común: la mejora. Por eso una de las características de un buen estudio de investigación es que sea replicable. Esto quiere decir que si Preñates SA ha ideado un método que verdaderamente funciona, cualquier investigador en cualquier parte del mundo podrá aplicar ese método a un grupo de mujeres y también obtendrá un 50% de reducción en la tasa de cesáreas. Ojo, que no hablo de métodos que estén patentados y que cualquiera pueda replicar en su centro a modo de negocio, sino del propio estudio de investigación. Es más, si Preñates realmente funciona, a Preñates SA lo que le conviene es que investigadores ajenos respalden su método, porque no sólo le darán mayor credibilidad, sino que va a vender el curso de 6 sesiones como churros. Esto es algo que se han aprendido muy bien los fabricantes de cremas antiarrugas (o como ahora les gusta llamarlas, antiedad… antes no queríamos arrugas, ahora directamente no queremos edad, en 2 décadas no querremos ni tener piel), si os dais cuenta en sus anuncios dicen “laboratorios independientes han demostrado que…” ahí está el quid de la cuestión, quien certifique que Preñates funciona no puede ser Preñates SA, sino estudios independientes que no tengan ningún tipo de conflicto de interés. Si en ese caso los resultados son los mismos, Preñates funciona. ¿Qué ocurre? que en muchas cosas que os venden durante el embarazo (servicios, cursos, objetos) se os habla de estadísticas fantásticas con muchos conflictos de intereses, porque tiñen de un halo de “ciencia” su publicidad.

Hay muchos más factores importantes a la hora de valorar la calidad de un artículo de investigación que veremos en otros post.

Tus dudas resueltas, en matronaonline

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESE:

18 comments

  1. Marta says:

    Muy interesante tu artículo!!! La verdad es que oímos tantas cosas, estudio de la universidad de no sé donde, pero no llegamos a saber la importancia, o el impacto del estudio.
    Gracias por aclararme tantas dudas.

    • Matronaonline says:

      Gracias Marta! Pienso escribir unos cuantos post sobre esto. No sé si recuerdas el reciente estudio estadounidense que informaba de muertes de niños porteados… o el que decía, hace algo más de tiempo, que los partos en el agua tenían más riesgo de infección. Salieron en todos los medios y se habló mucho de ellos en las redes sociales, pero… yo que leí los artículos originales me quedé de piedra al ver las diferencias entre lo que realmente se estudió y la información que le llegó a la población. Es muy sencillo discriminar la información fiable de la de fiabilidad más dudosa siguiendo unos sencillos pasos ;)

  2. Planeando ser padres says:

    Pues como persona que antes de perder su trabajo al convertirme en madre trabajé haciendo estudios sociológicos, te puedo decir que el sesgo de los propios investigadores puede ser muy importante. Cada grupo de trabajo parte de unas hipótesis que a veces quiere confirmar a toda costa, y eligiendo métodos y procedimientos puedes demostrar lo que te dé la gana, y disfrazarlo a la vez de cuestión científica.

    • Matronaonline says:

      Claro, de ahí la importancia de que equipos independientes puedan replicar esos estudios. Hay muchas formas de “camuflar” algunos factores y darles más visibilidad a otros en función de los intereses. Si, por ejemplo, la eficacia de ese método Preñates sólo logran demostrarla otros monitores de pilates, pero nadie más… huele raro.
      Hay muchas más formas de percatarse de que algo chirría y una de las más manipuladas hoy en día, como ya os contaré, es la selección de la muestra de estudio.

  3. pepajc says:

    Una entrada muy interesante y necesaria. Es importante saber de donde viene la información que una embarazada recibe y sobre todo que dicha información sea seria y fiable. Como tu bien dices, lo mejor es acudir a la fuente original, si no se corre el riesgo de que el periodista o la persona que lo muestra, haga una interpretación muy “sui generis”

    • Matronaonline says:

      Gracias Pepa! demasiadas veces nos abruman con porcentajes, tasas, estadísticas y “se ha demostrado que…”. Todas las herramientas que pueda ofrecer para discriminar la información veraz de la que no lo es son pocas ;)

  4. Lidia says:

    También se puede tener en cuenta la de veces que se ha citado el artículo. Si lo han citado dos veces en 5 años igual no es tan bueno, aunque sea de una revista buena. De todas maneras, los de las revistas fiables también suelen ser citados más a menudo.

    • Matronaonline says:

      Efectivamente lidia, cuantas más citas recibe un artículo, más impacto tiene… y más se desea replicar. No hay que olvidar que lo que se busca es la mejora, cuando algo es novedoso y beneficioso sirve de base para otros estudios iguales (réplicas) o similares (en donde se menciona el original).
      Es una pena, porque muchas veces estudios muy citados y reproducidos no llegan a la población general, pero otros de dudosa fiabilidad lo hacen de manera muy mediática.
      Gracias por comentar!! :)

  5. Piezecitos says:

    Oyeee pero que interesante este artículo! tienes mucha razón! Nunca se sabe realmente lo que es verdad y lo que inventan! Hay que ir con 100 ojos y como dice mi abuela, creerse la mitad de la mitad! Si es que este mundo y su sociedad nos invita a ser desconfiados!! jajajaja

  6. María {La cajita de música} says:

    Qué te voy a decir si esto de los artículos científicos es el pan mio de cada día, aunque de temática diferente… Qué difícil es que acepten un artículo en revistas de impacto!

    Muy interesante todo lo que has contado :)

    Gracias! Feliz día!

  7. Rural Baby Project says:

    Pues otra a la que le has “impactado” directamente en la profesión… Ay, si yo te contara… Totalmente de acuerdo en que hay que mirar con lupa toda información “científica” o que “contenga números”. Además de los sesgos que pueda tener la investigación en sí, hay que contar con el que se aplica en periodismo. En una nota de prensa, pueden decir que el 100% de los riojanos tienen sexo todos los días y que la base en la rioja sean 2 personas… Ojo con estas cosas, sobre todo en lo que atañe a la salud y a nuestros bebés.
    Genial artículo!

    • Matronaonline says:

      Jajaja lo que nos gustan las estadísticas de sexo y… lo erróneas que son todas!! es cierto, sin lupa y sin unos conocimientos básicos de estadístiga y metodología de investigación, nos cuentan la historia que quieran y como quieran. Me alegra que te guste el post :)

  8. Lena says:

    Matrona, (no se tu nombre ;) ) tengo que darte la enhorabuena por la labor divulgativa y la independencia que destila tu blog. Sin duda un imprescindible en MAYUSCULAS!!, el mejor blog que he leído sobre el tema: Lejos de juicios, sentido común a raudales, conocimiento profundo del tema, actitud científica, información muy y por lo tanto: honestidad profesional al 100% ¡¡Felicidades!!

    Este tema en particular me parece muy interesante, he leído que vas a profundizar, y te lo agradezco mucho, puesto que la cantidad de estudios científicos que pululan por ahí son, en muchos casos, el empujón final hacia una opción concreta. Ilustrar con todo tipo de ejemplos también nos acerca “al fondo y la forma” y así es mucho más fácil detectar los sesgos potenciales de los estudios que consultemos. Lo principal: ¡¡leerlo entero!! y no solo el abstracto, pues muchas veces (demasiadas) la conclusión “científica” no tiene en cuenta todas las variables que intervienen y, finalmente, ese abstracto leído en dos minutos que demuestra que “X” causa “Y” no deja de ser una “anécdota” para dar legitimidad “científica” a lo que se pretendía demostrar a toda costa y desde el momento 0 (coincidente, obvio, con el criterio y creencias de los investigadores) ya que a esa conclusión, aunque se podrá replicar 100 veces, le falta de un análisis crítico de las demás variables que intervienen. Por otro lado sólo se suelen publicar los estudios que “demuestran Y” con un resultado positivo, los de resultado negativo… no interesan tanto. Las pseudociencias siempre encuentran el camino para dar patente de corso a sus ideales, los estudios científicos no son terreno vedado. Hay estudios que demuestran hasta lo más inverosímil, algunos incluso muy conocidos, divulgados y aparentemente “serios”

    Abrazos!!

    • Matronaonline says:

      Lena gracias, muchísimas gracias. Me llamo Jade ;) y precisamente lo que intento con este blog es ofrecer información suficiente basada en la evidencia científica para que cada una decida por su salud… sin entrar a criticar qué es mejor o peor, ya que todas las opiniones deberían ser respetadas, coincidan o no con las nuestras propias.
      Se me ocurrió ahondar en el tema de los artículos de investigación porque, como muy bien dices, hay corrientes y pseudociencias que manipulan los datos de manera asombrosa y… al final a la población sólo le llega una cosa: “se ha demostrado que…” vale, pero ¿cómo lo han demostrado? Tienes mucha razón con lo de los abstacts, a veces resumen información muy novedosa y cuando llegas a las conclusiones te encuentras con el demoledor “estadísticamente no significativo”, pero si el abstract sólo ya da para un titular jugoso… ese “pequeño dato” da igual…
      Espero facilitar a toda persona que lea estos post la interpretación de todos esos datos, porcentajes y descubrimientos que llegan a sus manos.
      Gracias de nuevo por tus palabras!!

No te vayas sin comentar :)